miércoles, 7 de diciembre de 2016

TIEMPOS MODERNOS


Me arden los ojos pero está bien así
he traducido por horas del inglés al italiano
un librito para niños – pocos oropeles, cero esdrújulos –
y unos centavos tipo rembolso de gastos
o por ahí. El hecho es que por ahí
se cae justo en la boca de una nada,
en un nano-abismo que sádicamente mina la autoestima.
(por traductor o poeta que uno sea
o que por sí pretenda ser)
la piel de las manos tensa y seca,
pocas migajas de gloria esperan
el encuentro con un hambre más grande.

Claudio Pagelli -Italia- Traducción de Diego Tapia
Publicado en Periódico de poesía 92

DESTE DÍA, PARA MI MAYOR QUE UN AÑO



Salicio vive en el tercero izquierda

A la profesora Esmeralda Casado, amiga tanto de García Lasso

El álamo, el laurel y el mirto hablan:

Cuando nos despidamos de los años
-justo este día de la derrota, encarcelada y rota,
en el tiempo de una guerra perdida-,
no vamos a saber qué decirles,
más que estuvo bien el cumplirlos,
aunque la melancolía juegue su partida
con todas las cartas marcadas,
y escriba sentado en el remite de las tardes,
con ojos perezosos, como gatos en fotos,
la sorda letra de victorias bajo humillantes arcos.

Deste día, para mí mayor que un año
en el que apagamos las sílabas y los alientos,
encendemos la epístola, una lenta carta,
y nos sentamos en el autobús de las palabras
para levantarnos solo, a pesar del frío,
largamente entrequedantes,
contra los violentos rótulos de español pésimo,
en esa babel de indulgencias ad inferos .

Y Salicio, solo por las tizas,
blanco de otras lenguas e iras,
con un cayado silencioso por las escaleras de hiedra
y una pizarra de lana por abrigo,
perviviendo en la izquierda de su tercero,
donde se quedan todas las Églogas ,
lejos de sus rebaños pastando fonemas
hasta el oscurecer las quejas en una concesiva,
aunque Garcilaso no la tenga clara,
y Aníbal nos mire desde la pértiga de sus versos
con la cara rara de los determinantes o las perífrasis.
Mientras, los acentos aturdidos de inglés
no respetan ni las ingles de Elisa ni Galatea.

Cuando nos despidamos de estos tan años
no se nos olvide pedirle el móvil a Salicio,
del que al menos nos sabemos el piso:
Abogado de desdenes y celos ,
aunque tal vez acabe desahuciado;
el correo electrónico a Nemoroso,
para advertirle del mapa del tiempo;
el material exacto de los versos a Aníbal,
con todas sus sílabas a medida.

Y a mí, déjame, amiga,
que te dé 286 maravedís tricolores, y una rosa,
pero también que le pida la dirección a Elisa,
carmín suicida donde pacer bebiendo.

Ramón Asquerino
Publicado en Agitadoras revista cultural 52

9



Ángel - espejo - presente - tiempo (ausente)
pasos que dio el ángel en la noche
durmieron vacilantes
en la musical palabra de los pájaros

Del libro "Ojos" de Ileana Andrea Gómez Gavinoser -Argentina-
Publicado en el blog elescribidor

CALLA


Calla cuando llora,
cuando escribe,
cuando se derrama o se vende la poesía.
Calla porque el vértigo es inútil
y las palabras sobran.
Porque su vida, sin callar,
casi no es vida.
Porque el látigo del alba lo desvela.
Calla cuando otros cantan,
cuando gritan,
cuando dan rienda suelta a la pasión.
Porque el dolor aún no termina,
se mantiene delante de sus párpados.
Se calla aunque no sangre
porque las heridas más profundas
maduran en silencio.
Calla cuando escapa,
cuando pierde,
cuando quiere querer,
cuando enamora.
Cuando lo olvidan como a un ave de paso,
cuando imagina lo feliz que pudo ser.
Cuando la brisa amontona los recuerdos,
se encuentra con sus miedos
y el silencio lo envuelve cada noche.
Calla
porque el mundo ha sido así y lo será siempre,
porque las náuseas lo mantienen despierto,
porque es mejor callar que estar dormido.
Es mejor imaginar la primavera,
palpar las huellas que deja la nostalgia,
oír al cielo y sus plegarias por la lluvia.
Calla
porque es inútil vivir, seguir viviendo
o soñar que sirven de algo las palabras.
Calla porque el dolor es sabio,
el llanto y el sudor van de la mano,
la memoria ha sido buena compañía.
Calla cuando delira,
cuando implora,
cuando anhela dejar de ser silencio.
Porque el reloj y el almanaque son tiranos,
porque la luna también calla como él
y las estrellas son tantas y tan pocas...
porque el sol ya se ha olvidado del otoño.
Porque la verdad no es una sola,
porque en la tinta, tan llena de mentiras,
los profetas del odio se consumen.
Porque el amor es excusa
y el fuego y la pasión siempre se apagan.
Porque la pena es alimento del espíritu,
la sangre tira,
no olvida y se subleva,
el destino se hace cómplice del viento,
la soledad va estrechando los caminos.
Calla al recordar otras vidas,
al contemplar las huellas que se alejan
cuando galopa en su pecho
el arco iris blanco y negro del olvido.
Calla cuando lo obligan a ser
y cuando todo lo que existe alrededor
se desvanece,
fugaz,
se hace invisible.
Porque la historia está llena de secretos,
de dioses y de hombres que han callado,
que han visto más allá de las tormentas.
Que han probado alguna vez la libertad,
que tienen poco y nada pero sueñan,
que arrojan piedras a un estanque vacío.
Que enfrentan al futuro
aunque jamás lo entiendan,
saben que el tiempo es mucho más que la nostalgia,
que el alma sólo existe si se entrega.
Calla por tantos que se han ido,
que ahora son polvo y huesos o agonía.
Porque el momento de esperar ya ha terminado,
porque comprende que pronto ha de partir
callado como el viento,
acariciando el mar,
cumpliendo las promesas del pasado.

Poema ganador del V Concurso Internacional de Poesía Caños Dorado.
Gonzalo Salesky
Publicado en Estrellas poéticas 59

ESCRIBIR


Ser genuino
quedarse sin piel
sentir golpes de humo
o decir las mentiras más ciertas.

Necesidad de nacerse a uno mismo
para no fraguar
para inventar la eternidad de los instantes
                    (o  para ser dicho simplemente)
para tapar las soberbias con tinta
y esconder los fracasos tras las vueltas de alas
                    de un libro jamás escuchado.

Escribir.
Escribir la escritura
manchada de sangre y tiempo
siempre cubierta de olvido
de sinsentidos de nada
pero semánticamente
eterna sublime
o algo parecido a todo lo que importa
o mejor sí
yo tal vez puedo
y la muerte quizás así demore
y cuando llegue
no mate tanto.

LUCILA LASTERO -Argentina-
Publicado en Gaceta Virtual 117

SABOTEANDO LA VIDA


Saboteando la vida
balas de fuego
cuchillas afiladas
en horas nocturnas
aun en madrugadas
se escuchan por doquier.

La vida es reto, es aventura
andar por calles o senderos
ronda la muerte
emboscadas, traición
No distingue de clases
si eres rojo, blanco o azul
hay peligro, no se ven colores
irónica la vida
andamos vivos y andamos muertos.

AMARILIS SIU RIVAS -Venezuela-

CÓRDOBA


Córdoba, magia, grandeza,
romana, mora, cristiana,
embrujo, encanto, belleza,
sublime, eterna, callada.
Zoco, alcázar, judería,
culturas, fe, tolerancia,
vinos, arte, platería,
azahar, aromas, fragancia.
Mayo, perfume, brillante,
cruces, patios, feria, un sol,
baile, revuelo, desplante,
mirada, pasión, crisol.
Callejas, fulgor, la luna,
ojos, pelo, labios, flor,
mujer, esplendor, dulzura,
noche, canto, beso, amor.
Califal, joya de Occidente,
soñada, silente, quieta,
¡Córdoba! sigue dormida
en tu eterna primavera.

Del libro “Flamencario” de Manuel Guerrero Cabrera (Lucena, Córdoba)
Publicado en la revista Aldaba 31