martes, 24 de enero de 2017

ALAS EN EL TULIPÁN


Triste está el atardecer, al entender, que te fuiste sin su querer, revoloteabas mil y una noche en mis sábanas, tu sudor quedó impregnado en mi almohada, cual sentido tiene que te encuentre otra vez, si dejaste tus alas en el tulipán de la mesa de la sala, tantos sonido de murmullos emitidos, si pensar lo que he sufrido, lágrimas de dolor emito y descargo de tanto amor, no me importa quién o cuantos hayas recorridos, lo que más me interesa es lo que yo he vivido, mi pasión te espera, en largo letargo, que se encuentra reprimido, por no dormir contigo, te amo y no te olvido.

ALEX GAMBOA

MOJADOS EN BESOS


Su mirada enamorada, luminosa,
donde se perdían ángeles peregrinos.
Coraje a toda prueba, don de sacrificio,
corazón de pureza transparente,
cuerpo esbelto, elegante, fina escultura,
piel dorada en lunas, senos fogosos.

Sonreía contemplando la salida del sol,
bailaba con las gotas de lluvia,
se acariciaba con la brisa fría montañera,
se abrazaba en nubes de colibríes.

Sin juzgar nada y a nadie,
sin temores del pasado…volaba libre.
Era ella misma, sumida amando las flores,
risas en su serenidad, colores al silencio.

En el río pequeño del bosque húmedo,
camino a la mina de sal abandonada en el tiempo,
donde las aguas heladas y cristalinas,
se precipitan en cascadas y gotas de rocío,
levantando nubes impetuosas de espumas ,
aromas de bosque, arrobamientos de trinos inocentes,
árboles gallardos custodios, regalando sombras.
…¡Solo allí, juntos… mojados en besos, en éxtasis,
nos entregamos en desenfrenada pasión!,
¡OH… PLACER SUBLIME DEL AMO!

 Álvaro Álvarez Rojas (aprendiz de poeta)

COMO ESCULPIR PALABRAS


Sin ser escultor, pero necesito,
encontrar la forma, de expresar,
un bello e indescriptible, amor,
tu hermosura, es tan inmensa.

Que no sé como lograr, describirte,
ante el mundo, sin faltar a la
verdad, pelo rubio, faz preciosa,
ojos como luceros, de mirada cegadora.

Inspiras pasión sublime, que alcanzar,
yo no podría, sería, como alcanzar,
la luna, ya me gustaría, tus labios
son dos rosas, que fuego y pasión,
sugieren.

Quisiera ser colibrí, para en tus
labios libar, ese dulce néctar,
que a mí me hace soñar, soñar que
llegué al paraíso y de entre todas
las rosas

había una especial, de entre todas,
la más hermosa, mujer fragante, que
de tu aromas impregnas, todo cuanto
te rodea, eres inaccesible, además
la más hermosa.

Tu porte y tu esplendor, por si,
quedaba duda, destilan aroma a amor,
al verte pasar se asombran y dejan
escapar un suspiro, enciendes los
corazones, yo me admiro.

AGUSTÍN RECIO BORREGUERO

LUZ


Déjame coger impulso invierno de crueldad
cual tormenta voraz ahogas mi esperanza
y me azota arrancando mi debilidad
¡Oh alma mía, la angustia triunfante te alcanza!.

temo en este frío intenso morir de soledad
que el infierno se torne fuerte y tenga alianza
con la cruces que castigan mi felicidad
cuanto deseo la tranquilidad de una alabanza.

Cuanto deseo una oración para respirar,
los destellos del cielo para iluminar mi destino
y encontrar un espacio para poder suspirar

No permitas a mi corazón ser triste peregrino
y que derrotada mi vida la tenga que abandonar
¡Cuanta luz de Dios necesito en mi camino!

Linda Patricia Candanoza -COLOMBIA-

LA MARINERA


(Baile Nacional del Perú) 

La marinera es elegancia, y prestancia,
¡es elevar!, sublimidad de la hermosura,
atiborrar- encantos de bellos galanteos,
de carisma-gracia de la mujer peruana.

Es baile brillante por su belleza rítmica,
perfecta armonía- compás cadencioso,
¡Oh!, marinera, impregnado en el alma,
símbolo de júbilo-arte resplandeciente.

Julio C. Portella M. -Perú-

¡TU HIJO!


Mira Tu vientre crece día a día.
Estoy Ahí. Te miro.
Tú no me vez sonreír.
Te acaricio suave y delicadamente
De vez en cuando me estiro y tú me sientes.

Soy sangre de tu sangre.
Cuerpo de tu cuerpo.
Corazón de tu corazón.
Razón de tu razón.
Hueso de tus Huesos.

Ya casi veré la luz del sol.
Soy tu Hijo. Tú No me conoces.
Al Nacer mis manitas se moverán alegres,
Sonreiré, Te miraré. Serás.
La más hermosa, de las Madres….
No pedí crecer en tu vientre,
Fuiste tú, Juntó aquel Hombre.
Quienes me regalaron vida.

Ahora en la oscuridad de tu vientre.
La muerte tomará mi cuerpo.
Cuerpo, que tú me regalaste.
No veré tu rostro ni tocaré,
Tu cara con mis manitas dulces.
Ya no eres mi Madre….
Solo eres mujer sin corazón
Has decretado mi muerte

¿Por qué? ¿Qué te hice?
Mi Pecado Amarte.
Desde antes de Nacer.
Me has condenado a no verte,
¿Qué te hice Madre…?
Era todo de ti.
No soy nadie ahora.
Soy extraño. No tendré nada de ti.
Fui tan solo, presencia muda.
Moriré en silencio. Nadie me verá sonreír.,
Crecer y Jugar como todos los niños.

Madre No fuiste valiente….
Me condenaste a morir,
Nunca volveré a verte.
Ni te miraré al través
Del cristal de mis ojos,
Ahora Camino a la muerte.
Soy hijo de tu Aborto.

Pediré al Dios del Cielo
Perdón por mi Madre.
La mujer que me negó
El derecho a Nacer
Jamás te guardaré rencor.
Te amaré por siempre.
Mi beso será Eterno.
Tu Hijo.

CATUR AROM

SONETO COTENSE


Cielo azulado, Cot pleno de cantos
dador de campo, con la hierba fresca
verdes senderos, muestran sus encantos
esa plantación, en la tierra crezca.

Su milenario origen, cuan destacable
de facciones indígenas, certeras
población acholada, es notable
produciendo verduras, en praderas.

El soneto cotense, brinda dones
a beldades de damas, del poblado
por noble virtud, de generaciones.

Agradable ver haz, con sol dorado
sobre labriegos, de dignas regiones
donde un ancestral, diestro al fiel arado.

José Rafael Orozco Torres -Costa Rica-