miércoles, 26 de julio de 2017

A VECES...


Hiele la nostalgia
De tu amor en la distancia

A veces,
Trocar risas
Si la tristeza se levanta

Por el hielo convertido
Si la cercanía abunda
Y yo contigo a la jornada

A veces,
Más que balbuceos
A veces la esperanza
De llamarte en hora

Y otras esquivas
Los maitines
Por destapados
Libertinos

Coqueteo o perfidia
De Andalucía
Por Granada
O la Zubia

A veces.
Cosa rara de amor
Cosa presa de no alcanzarte
Mi corazón

A veces,
Hoy
Mañana de torbellinos
Trinar de pajaritos

A veces,
Mar rojo
Mediterráneo al acecho
Y otro nativo sin tierra
Nacido en doquiera

Donde el amor se recoge
Como cosecha…
A veces, sólo a veces
Pensamientos de un poeta
Esperándote princesa.

Enrique Palma -Granada-

SI DESPEJAS LAS ALAS Y VUELAS


Si despejas las alas y vuelas,
y tenerte en mí....
en el suspiro y dulce aroma;
aquí donde el corazón sanara.
libre de la selva tu andar;
bella flor de colores tu piel admirar.
Mujer volando al mundo,
al hacer del amor a manera de poesía;
y llenar de vida tu vientre...
esperando desnuda en primavera,
del amanecer en bella postura;
sintiendo muy dentro húmedo momento.
Si despejas las alas y vuelas,
naciendo a historia del corazón...
con la imaginación en libertad,
el deseo de tocar cielo,
y besar del amor bella sensación;
nuevamente palpitando palabras el viento.
Ven respira siente vida,
deja tu alma en la calma de mi morada...
y besa la madrugada,
amada siempre cada mañana;
atrapado en bella luz de la mirada,
infinito espacio contenido en frágil momento.
Si despejas las alas y vuelas,
en suave murmullo deteniendo labios amados y deseados,
ojos al viento en suspiro de vida;
cual cascada tersa tocando ansiada espalda,
de miel fluyendo de piel clara amada.
Bella amazona mujer del campo...
la inmensa paz que derrocha su intimidad,
fragancia de nuestros tardíos encuentro;
amor ardiente que nació a la sombra del ayer,
si despejas las alas y vuelas, llagando a la verdad.

José Nieto -México-

BELLO ES TU CUERPO


Bello es tu cuerpo, templo de ternura,
que derrama lirismo a mi universo
que te observa en súbita premura
ansiando en tu ambrosía estar inmerso.
Sin dudarlo, mi Luna, eres bonita,
melífera, admirable, delicada
de rasgos finos, suaves y exquisita,
como princesa hermosa soñada.
Pasión e inspiración tu cuerpo vierte,
a mi ansiosa mirada aduladora
que te contempla dulcemente, al verte
¡pletórica de encantos que enamoran!
Oh mujer, admirable es tu belleza,
¡envuélveme en tu mágica terneza!
Hoy mis versos afloran
ante tanta hermosura que a mis ojos
enterneces... ¡románticos antojos!

Mauricio Mahecha Cadena -Colombia-

MIENTRAS TE HAGO EL AMOR


Mientras te hago el amor
Te voy besando despacio
Mientras recorro tu cuerpo
Sentirte es excitante
Tú eres lo que más quiero
Mis manos bajo tu blusa
Mi boca sobre tu cuello
Bebiendo voy de tus ansias
Estamos tocando el cielo
Tu ropa cayó al suelo
Disfruto tu desnudez
Mi boca se pierde en tu cuerpo
Quiero sentirte mujer
El cuarto es el testigo
Del derroche de esta pasión
Es bello mirar tus ojos
Mientras que te hago el amor
Tu cuerpo y el mío son uno
El amor hoy nos unió
Sediento buscó tu boca
Que bella eres mi amor
Tu cuerpo es adictivo
Me encanta ese sabor
Tan dulce que hay en tus labios
Y sentir de tu cuerpo el calor
La noche es la testigo
La pasión se desbordó
Me encanta mirar tus ojos
Mientras te hago el amor

Jorge Macias Hernández -México-

LO QUE HAGAS DE ÉL...


Tu hijo en el futuro será,
Lo que tú de él hagas,
Sus necesidades o no satisfagas;
Reflejado se verá...
Por eso no oses quejarte,
De si es flojo o desobligado,
Si es un niño triste o distanciado;
O si penas llega a darte...
Todo está en como lo formes,
Como quieras tú ser su figura,
Que se construirá la estructura;
Que con tu parecer le normes...
De si moldeas bien su corazón,
Con edificantes sentimientos,
Con buenos pensamientos;
Y para ser rectos una razón...
Y no te asustes del resultado,
De lo que arroje tu educación,
Pues solo tú serás la ocasión;
Por todo lo que le has dado…

Patricia Alcantar.

POR TI


Por ti, enfrenté los oleajes
más duros y salvajes.
Por ti, me hice niña
pequeña,
idemne.
Por ti,
besé la luna en tus cabellos,
navegué mares muertos,
encendí hogueras en el desierto.
Y hasta caminaba en un pie.
Con agrado.
voluntariamente,
enamoradamente,
te entregué mis rosas blancas impolutas.
Por ti vida mía, solo por ti,
fui lo que nunca quise ser.
Porque te amaba,
porque yo, sí sé amar.
Todas mis rosas sé entregar
en el ruedo del amor,
y no temo,
quedarme sin pétalos, al amar.
Amado,
hoy los cabellos del dolor
cubren mi tez,
porque no supiste valorar
los líquenes de amor
que por ti derramé.
No viste mis ofrendas,
mis coronas,
y te fuiste sin mirar atrás.
No importa ya,
recogeré mis trastes
y me iré a otros valles
donde me inviten los vinos del buen querer

Edith Elvira Colqui Rojas -Perú-

Y ME PREGUNTA...¿PORQUE LA QUIERO?


Porque vive de las promesas olvidadas
con esa tranquilidad en la mirada
que a mi propia paz conlleva...
un fino hilo de vergüenza
que sabe que la hace humana
al tomar aquello que desea.

Tiene... la sangre de su tierra
y la tristeza de sus promesas,
sufre el desamor, callada...
pero no calla cuando ama
y ama... aunque la duela
con una pasión que me desarma.

Y tiene... en esos malditos ojos
la condena de mis antojos
y la llave de mi alma...
representa mi amante ignorancia
donde arrastro mi corazón... roto
los días que no me llama.

Sabe contener mis palabras
allí donde termina su espalda
y comienza la agonía
de una sutil caricia
porque nadie puede nombrarla...
mi pecado reside en su sonrisa,
en unos besos entregados con rabia
y ese fuego, que activa
la sangre, allí donde ella manda.

‎Luis Maria Saiz Laso