miércoles, 16 de agosto de 2017

PODER TOCARTE


Te amo
Quiero
Te mimo
Tu espalda acaricio

Me baño contigo
Como si fueses un amigo
Pero no se que me das
Para mí es algo más.

Bailamos al son
De esa canción
Que es solo nuestra
Y nuestro amor demuestra

Llora tu lagrimal
No por ningún mal
Porque te sientes querida
En un baño de Amor sumergida.

Te abrazo
Y consuelo
Desde mi regazo
Te beso con resuello
Sintiéndote aliviada
Al respirar
Vuelves a tus andadas.

A ti no puedo llegar
No alcanzo a abrazar
Una dulce criatura
Llena de ternura
Con la que me iría al fin del mundo
En coche, como trotamundos.

ERES MI ÁNGEL DORADO
QUE SIEMPRE ESTARÁ A MI LADO
TENGO LA SUERTE
DE QUE ME HACES MÁS FUERTE
Y TE HA DOTANDO LA NATURALEZA
DE UNA GENTIL SUTILEZA

JAUME ALEGRE LASTERRA -Barcelona-

LA ESPERANZA...


La esperanza, es el astro luminoso, conque
Dios da luz, a los corazones, de quienes han
sido envueltos, por las sombras del infortunio.

JUAN REYES MEDINA

NO SÉ...


No sé, no lo preguntes mira que muero de amor; precisamente hoy que ya no lo tengo... No, yo no sé... quédate callada amor; si en tu pregunta va implícita una esperanza... de amor... eso ya no puede ser, las bocas tan solo articulan palabras... pero cuando ya el amor se ha ido, no hay vuelta de hoja pues ya no estoy en tu corazón... tú más que nadie mi amor sabes que son cosas del alma...

Agustín H. Castañeda

VIBRANTE DIÁLOGO


Amar por instinto es propensión
atribuible al sentimiento con razón,
hacia fin determinado por predilección
así palpita, a lo interno el corazón.

Facultad de apreciar es permisible
con tiernas miradas persuasivas,
propiciar blando enlace es admisible
un vibrante diálogo, tras románticas misivas.

Soñar despierto es placentero
cuando por intuición hay un respiro,
lo asequible de encontrarse es duradero
fusionando pensamientos, llega el suspiro.

Un aditivo agradable es la sonrisa
simpáticos rebordes manan pureza,
evocando recuerdos traídos por esa brisa
sumidos entre el viento, con franqueza.

Los susurros han roto el silencio vital
el léxico vivencial es confidente,
conversar con solvencia fundamental
para unificar, criterio elocuente.

Las caricias fortuitas, han enmarcado
un derrotero provisto, de sendas pasiones
el alma dando paz, se ha entusiasmado
más amor con sus dones, vierte ilusiones.

José Rafael Orozco Torres -Costa Rica-

SUEÑO O REALIDAD


Querer notar el contacto
de tu piel con la mía,
desear que tus labios
estén frente a los míos.

Ver como abres la boca
para que tus labios,
sean dulcemente besados
con un amor apasionado.

Con las manos fuertemente
unidas con los dedos,
entrelazados brutalmente
hasta hacernos daño por amor.

Ese amor tan apasionado
que las miradas lo dicen,
y la boca canta una alegre
y dulce melodía sin música.

Las letras la ponemos nosotros,
esas letras que salen de nuestros
corazones al estar enamorados,
que dicen a los cuatro vientos
que están unidos eternamente.

Querer poner los sueños de uno
a la total disposición del otro,
desear que nuestras miradas sean
tan apasionadas que nos provoquen
dolor por la intensidad de ellas.

Emprender el camino que hemos elegido,
estar juntos en nuestros aciertos,
y en todas muestras equivocaciones,
que sea una lucha por nuestra felicidad.

"Es un sueño o puede ser una realidad".

JESÚS FANLO ASENSIO -ESPAÑA-

AMOR, CUANTO TE QUIERO


Yo quiero volar al cielo
donde habitan las estrellas,
bajaré un par de ellas
para que sean mi escarpelo,
y en poético desvelo
esculpiré tu figura,
y sin mediar la premura
tu imagen haré inmortal,
pues tu brillantes total
en mi mente así perdura.

De allí, del cielo infinito
he de robarle a la luna,
luminiscencia oportuna
para que se vuelva un mito,
sin que se haya descrito
la luz que irradian tus ojos,
mis versos serán embojos
para producir la seda,
como envoltura que queda
para guardar mis antojos.

De allí también buscaré
el momento y la ocasión,
porque tú eres la razón
donde mi paz yo encontré.
La luz de plata robaré
al luminoso lucero,
para aumentar el esmero
que me anima cada día,
y escribirte en mi poesía
amor, cuanto te quiero.

Roberto Batista Pargas. 

CUANTAS VECES QUISE DECIRTE


Cuantas veces quise decirte
aquello que tantas veces soñé,
cuantas veces quise soñar
aquello que tantas veces te dije.
Eran sentimientos y no palabras
la vida es una poesía inacabada
entre versos como ríos de lágrimas
avatares de agua clara.
Cuántos meandros en la vida
cada lágrima busca su desembocadura
unas mueren en el sueño de cada día
otras son la fuente de las alegrías.
Sobre el agua quise escibirte una poesía
cada rima corría hacia la ría
el agua arrastra mis sentimientos
de una noche en la que soñaba
lo que ya nunca te diría.
Corre el agua buscando su salida
lo hace con alegría
porque está clara
pero también fría.

Francisco Javier Díaz Aguilera

NO HAY NADA MEJOR... QUE UNA CABAÑA FLORIDA, EN EL RESCOLDO LAS CASTAÑAS Y LOS ALMENDROS EN FLOR...


Un día mi lucerito yo te construiré un ranchito
para que vivamos los dos;
¿qué más desear? con nuestro rancho en la montaña,
un perro, un gallo que cante en la madrugada,
un cafetal en flor, en la ladera el cacao
y en la pradera el arroz...

El aroma del saúco, en la montaña que cante el cuco,
en el fondo hay una charca donde lava mi muchacha;
su ropita con amor, mientras en el techo
se lucen los jaramagos en flor .

Lo que los pobres queremos,
lo que los pobres amamos,
eso que de corazón deseamos,
porque es lo que nos merecemos.

Con todo eso amor mío;
y con mucho menos que eso:
con mi poema y con tu beso,
lo demás es agua que se lleva el río...

Porque no existe nada mejor
que un rancho en la montaña;
una chimenea y un rescoldo con castaña,
cuando luce el cariño y los almendros en flor....!

RAFAEL CHACÓN

LA DECISIÓN


Eran 8 amigos, compañeros de colegio hasta su adolescencia, a los que la vida separó, volviendo a encontrarse al alcanzar la jubilación.
Lo celebraban comiendo juntos dos veces al año, en junio y noviembre, generalmente en el mismo restaurante, aunque alguna vez, uno de ellos, les invitaba en su restaurante privado, más íntimo para este tipo de ágape.
Así celebraron recientemente la comida de noviembre. Al final, como era costumbre, cada uno depositaba 20 euros, para que uno de ellos se encargase de comprar 8 décimos de lotería del sorteo
extraordinario más próximo.
Este año, todos, excepto uno, comieron abundante marisco; la excepción no lo probó, era alérgico, y solo tomó platos de jamón, lomo, queso...
Como posteriormente se confirmó sufrieron una severa intoxicación que fue llevándose a 7 de los amigos, durante los 15 días siguientes.
Todos fallecieron con similares síntomas, sin poder hacer nada por ellos.
El superviviente era el depositario de los billetes y, casualidades del azar, un mes después de tan aciago banquete, resultó que cobraba 3,2 millones, había acertado el premio gordo.
Dudó que hacer, pero, finalmente, su conciencia prevaleció.
Transfirió a los herederos los 20 euros que cada uno le había depositado.

JOSÉ MARÍA ALONSO ARRIBAS
Participante en el VI Certamen Microrrelatos Libres Memorial Isabel Muñoz


UNA NUEVA ILUSIÓN...


 No, no me cierro al amor
si él, es que hace girar al mundo y en el momento menos esperado te pueden atrapar otros brazos, llenando de ilusión nuevamente el corazón.
Sé que está esperando el momento adecuado para acercarse a mi lado.
y seguramente será todo lo que he anhelado.
Yo sueño con un amor que me devuelva la ilusión, no como cuento de hadas, más bien que me devuelva la esperanza, que no le importe cantar, bailar bajo la luna, que me tome de la mano y me invite a soñar bajo la lluvia.
Un amor esplendoroso que me eleve al cielo con solo una mirada, que me haga volver a creer que para él solo existo yo.
¿Acaso es mucho pedir?
Eso es lo que ansía mi fracturado corazón y que con un abrazo fuerte
fusione mi alma a su calor...

SILVIA CARRILLO MARTÍNEZ  -MÉXICO-
Publicado en la revista Trinando 14

LA MADRE


No duerme. Cuando se acerca la noche y se oscurece la ventana, su mente busca el sentido de lo que le traerá el día cuando despierte. Pero está soñando, o tal vez no. Dentro de la oscuridad se le revela el secreto de sus deseos, de la búsqueda real, del trote descontrolado. Bocetos de imágenes parciales e inconexas, determinados por la bruma, entre las sábanas. Cuando el insomnio se aleja, comienza la mañana.

Antes de saborear el café obligado, busca las letras que componen el día. Abre el costurero, escoge los hilos de colores y comienza a bordar versos que la representen, que vayan por delante de ella iluminando el camino, para llegar a donde le lleva la vida. Se deja caer en el serijo, agotada, mientras rebusca entre los alfileres que escaparon de la caja que los guardaba y ahora hieren sus sentidos. Su mano se aparta, dolorida. Añora las horas de la placidez oscura, del descanso buscado, del silencio tras los cortinajes que ocultan la ciudad.

Es el momento en que cree oír un llanto
desconsolado. Su pecho se llena del néctar
de la vida.

En su garganta se inicia una nana dulce que apenas roza sus labios.

Sus ojos inundados le impiden ver, ¿dónde está?, estaba cerca pero no le ve. Se frota con la manga para limpiar la mirada pero solo consigue extender una mancha negra por los párpados. Escuecen los ojos.

Escucha con atención. Ya no oye nada.

Ahora la mirada le devuelve la realidad que ocultaban las lágrimas: una cuna vacía.

Todos los alfileres se han clavado en sus
pechos, en su vientre.

Tumbada en el suelo, duerme.

Gime, llora, calla, grita. Le despierta un grito.
Su grito.

Se levanta dolorida y deja caer su mirada a través de la ventana cuatro pisos hasta chocar con el asfalto. No siente el golpe, no siente nada. La medicación corre por sus venas cambiando su entorno, diluyendo en su camino lo que queda de ella.

Su mente desarmada y sus extremidades amoratadas por las cinchas la mantienen recluida. Todo está oscuro. Pero ella sabe que todo es blanco: la cama, las sábanas, los muebles, las vendas…

Oye una luz que le apacigua. Sigue un túnel
que la impulsa a correr, esperanzada.

Vuela.

Un celador con guantes azules recoge las sábanas y las echa en
un cubo, dentro de una bolsa de plástico azul.

Otro celador retira la cama.

Luisa Gil -Madrid-
Publicado en Suplemento de Realidades y ficciones 73

XXXVI


Contrae la muerte su refugio de sombras

reaparece en los signos el horror contrariado,
un devenir fallado, calcado en la memoria.

De por sí, la noche finge porque escolta
el símbolo de un territorio devastado.

Carencia es la mano negando la reacción del espíritu
poblando la Tierra de formas ásperas, impracticables,
como el corazón.

YAMILA GRECO -Argentina-
Compartido por Rolando Revagliatti

HA VUELTO LA TIERRA


Que pra ser feliz
Eu preciso de tão pouco:
Dessas ruas sem asfalto
Dessas casas sem reboco.
Serginho Poeta

desde la villa humana el festín
canta en coro la celular miseria
haciendo ecos de inocentes risas.

cartón y chapa en ruinas
el hormiguero resiste
el hormiguero existe
silvestre hormiguero.

parientes de los humanos
hacen fila los urbanos adjetivos.
mientras la caótica anarquía
dispara sin piedad los sustantivos
inquietos detrás del verbo.

respira. curte.
la periferia de los primeros sembrados
sólo existe una vez.

un amanecer cualquiera bosteza
la cábala del mundano vicio.

condena la inmundicia del desequilibrio.
las nítidas telarañas de amor y lágrimas.

cuántos pavimentos para zapatos defraudados
y caras de dulces adagios.

en sinfonía. en el hormiguero.
las mariposas persiguen los laberintos.

y todavía nos reímos
y todavía erramos
y más todavía el delirio.
mas se despiden de nosotros las tristes hilachas…

KHÉDIJA GADHOUM
Publicado en Luz Cultural

TU VOZ SE ABRE A MI CANTO


Tu voz se abre a mi canto, mujer, que en tu martirio
en el verso me naces herida la palabra;
avecilla indefensa que a nadie le haces daño
y te abres a la vida desplegando las alas;
alondra que ennobleces al volar con tu arrojo
la tierra en que has sembrado semilla de alborada;
por remontar el aire y ser libre en tu cuerpo
descargaron su furia su impotencia malsana
hombres malos, bandidos sin temor ni conciencia.
Y han talado tus miembros, tu inocencia quebrada,
abatida tu carne violentada en el suelo
con hachazo homicida que no atiende a tus lágrimas.
Oh lugar del martirio, malhadada prisión
que no amparas a niñas cuando son masacradas;
oh tierra, ya famosa tu crueldad en el mundo
por genocidio aleve, pon remedio a las causas
y extirpa las raíces de esta vileza atroz,
aplasta a esos cobardes, protege la esperanza.

ANTONIO CAPILLA LOMA -Madrid-
Publicado en Luz Cultural

EN AGUA PRIETA


En Agua Prieta, desierto de Arizona
vive el pez dorado.
Tiene una memoria que dura tres segundos.
Vive solo en el presente.
Nada sin parar.
Reinventa todo a cada instante,
pero no llega a ninguna parte,
porque su camino es siempre otro.

El pez dorado olvida su nombre,
olvida el amor,
olvida su propósito,
sus hijos, sus padres.
Es como la historia escrita por los poderosos:
está hecha con una memoria de apenas tres segundos,
para que nadie recuerde la guerra o la noche.

La historia que guarda el pez dorado
es como la nuestra, dura apenas tres segundos.
Nuestros dolores se repiten
y aparecen nuevos cada vez.

María Fernanda Espinosa -Salamanca-
Publicado en Estación Quilmes

CARTA EN EL BUZÓN DEL VIENTO


Sin saber para quién,
Envío esta carta en el buzón del viento.
Oscuros hombres han merodeado a mi puerta
Con gabanes abultados por la escuadra de una lugger,
Y en la noche, mientras leía a mis viejos poetas enlunados,
Una región de sombras ha roto mi ventana.

No son duende.
No son fantasmas los habitantes de este ebrio rincón del mundo,
Y sin embargo,
Nos hemos visto dando nombres propios a un vacío:
Hay un poblado de hombres desaparecidos
Y es frecuente escuchar en las calles y en los bares
A las gentes que hablan de abandonar un país como un barco que naufraga.

Sin saber para quién,
Escribo esta carta puesta en el buzón del viento,
Desde una nación donde alguien proscribe el sueño,
Donde gotea el tiempo como lluvia envilecida
Y la risa es condenada por traición a los espejos.

No sé a quién pedirle que abra su ventana
Para que entre esta carta puesta en el buzón del viento.

Del libro "Los rumbos del viento" de Juan Manuel Roca -Colombia-
Publicado en Poesía del mondongo

EN EL PÁRAMO DE OLVIDOS Y SUSPIROS


Aquí estoy
breve
quebradiza
respirando
envidiando la clorofila de los árboles distantes
del sol, sus rayos
del cielo, su azul sin blancos
del lejanísimo e incesante mar, el verde y la espuma de sus vaivenes
del tiempo impío, los años mozos que me ha robado
años que aburrido ha soltado en el Páramo de Olvidos y Suspiros.

Allí van mis años desprotegidos soltando pródigos
una a una todas mis vivencias deshilvanadas
deshilachadas.

Mira, allí estoy: Bebé sobresaltada,
linda como son lindos los bebés.
Linda y apegada a mi madre
aferrada a ella para no morir.

Mira, allí estoy: Niña aturdida por el mundo,
enmudecida por abandonos imaginarios,
no por eso menos nítidos ni hondamente sentidos,
“inteligente por tonta”
como dijera después el poeta.

Mírame, allí estoy: Joven extraviada
solitaria y necesitada
lacerada por idiotas palabras callejeras
voy herida y supurando esas sílabas soeces
a las que tanto valor les di
sin atreverme a escuchar la dulce poesía
de mi tierno y dúctil corazón
susurrante apenas, apagado
por el temor que lo hizo no dejarme ser
para no verse morir.

Mírame, allí estoy: Muchacha enamorada
hilando besos y caricias torpes
mojando el alma
en el hondo corazón del muchacho aquel
que en semen se drenaba en mi entraña.
Aquel muchacho tan necesitado como yo
noble y honrado
espejo (borroso)
donde mi imagen desdibujada nunca se reflejó
como la de mujer plena
reconciliada con ella y con la vida.

Avancemos, allá va otro trozo de mí.
Asomémonos.

Mírame, allí estoy: Mujer a la orilla de sí misma
siguiendo el cauce de un río artificial
de una ciudad hasta entonces desconocida.
Allí me encuentro con otros fragmentos de mí.
Me voy reconociendo
poco a poco, y sí, asustada.
Acepto que mi feminismo no es oquedad juvenil,
descubro que la belleza y el arte espejean en mi alma,
descubro mi incipiente amor por la naturaleza y el planeta.
Allí me veo sin dios ni religión.

Mírame, allí estoy: Madre a los 38.
El poeta se desemboca en mí para verme germinar
“Acuéstate conmigo y serás madre” prometían los de su generación
cuando profetizaban en sus cafés y cantinas.
Yo descreída, desconfiaba de sus metáforas
de sus postales, de sus cartas, de sus borracheras,
de su carcajada explosiva. Cómo creerle
si me llamaba “la diosa enferma”
si hablaba de mi cuerpo
como si fuese deseable piélago
donde se sumergía gozoso con su cetro.
Sin embargo, allí estoy repetida
en la piel morena de mi hija,
en su mirada fija con que me memoriza,
en sus besos y babas que desparrama por mis mejillas
cumplidos apenas los cuatro, cinco meses.

Mírame, aquí estoy: Mi cuerpo disminuido,
Sin una de sus poderosas extremidades.
Mi magnífico cerebro ha perdido una batalla.
en la batalla cedió una prodigiosa porción de su masa.
En la batalla de mi vida han caído dos gigantes
mi mano y mi pierna izquierdos.
Lloro por ellos.
Lloremos por ellos.
Fueron espectaculares los 47 años que los tuve.
hábiles y ágiles a pesar de mí
fuertes, flexibles, de verdad maravillosos.
Mi pierna, fuerte pilar para mi rotundo y contundente peso
mi mano, torpe torcaza sobre el teclado de un piano
pero preciso colibrí sobre el de mi computadora.

Mírame, aquí estoy: De 53
a veces deprimida y rota
incontinente, vacía
que es cuando la muerte parece opción viable.

Mírame, aquí estoy: De 53 y ambivalente
en mi esencia soy solo eso: contradicción.
Para definirme
todos los contrarios en mí se hermanan:
ángeles y demonios
oscuridad y luz
sol y lluvia
desierto y mar
odio y amor
muerte y vida

Mírame en aquel otro trozo que rueda para acá
como arbusto desenraizado y seco
generando con su rodar los suspiros de este páramo.
Rebelde y encabronada.
A los 53 una mujer debiese vivir lo que le quede de vida
en sus términos
y no en los términos de sus limitaciones
nunca con un ala rota
muerta la esperanza
desahuciado el horizonte.

Mírame, allá vengo. ¿Me ves?
Es difícil reconocerme, lo sé.
Estoy entera, reconstruida,
zurcida por la luna
con los hilos verdes de la esperanza
que esconde en su lado oscuro.
Allí vengo por fin
reconciliada con Dios
por fin declarada suya.

Margarita Hernández Conteras
Publicado en Ágora 18

XVIII


Mujer en el espejo
dime, en dónde empieza el tiempo
Yo soy el polvo que no vuelve al polvo
soy la lámpara que busca el combustible
o acaso la luz precisa
de llama candorosa.

Es preciso reconstruir el tiempo
El inexistente tiempo
El de tez arrugada y pálida
El inventado por los jóvenes
y maldecido por los viejos.

Yo soy el polvo que no vuelve al polvo
Soy el barro sagrado que quedó en las manos
de un hombre viejísimo,
soy la luz, la crisálida,
la frágil mariposa que se endurece con los días.

Es preciso reconstruir el tiempo
Dibujarlo con otros rostros, con otra cera
Hacerlo liviano
Desnudarlo y vestirlo como un niño
Hacia otra orilla
Decirle en la cara que no existe.

Dime en dónde empieza el tiempo
¿Dónde la música del olvido?
¿Dónde la resurrección de la palabra?
¿Dónde sin la vaciedad de ese infante tiempo
que persiste en agobiar a los espíritus felices
y a los hombres laureados por el sueño?

Winston Morales Chavarro -Colombia-
Publicado en Editorial Alebrijes

PAÍS NOCHEDEPERROS


Hace platos vacíos para mandíbulas endebles
dos bostezos a la intemperie grande en zapatillas chicas.
Hace goteras en el cráneo de chapones y pajas
cartones y diluvios golpeando al breve bastón de jubilados.
Hace perros 
que la voz astillada
Hace naipes trucados en los bolsillos sin fondo
pecando millones suizos por lingotes mansiones suicidas.
Hace clavos en la axila de una justicia vendada
ante mendrugos sin saliva para cuenquitos mendigos.
Hace piojos en la llaga que los ombligos gritan caldo.
Niños en la calle donde pechos secos muertos biberones bajo escarchas.
Hace lobos 
que la voz astillada.
Hace panfletos de turno y analfabetos en urnas de escalofrío.
Vacunas bajo llave y medicinas sin rótulo para hinchazón de vitrinas.
Hace locos 
que la voz astillada.
Hace húmeros de hielo en la huella anestesiada
del abandono inocente entre hilachas de cualquier madrugada.
Hace juegos que adicionan
hace infiernos que enlodan impotencias
Y hace hasta donde se pudra se pueda se siga se descomponga
esa bifurcación del hombre que lastima las palabras.
Hace martillos
que la voz!
No hay caso!...soy hija…soy hermana…
Soy parte
de la voz astillada.

MIRTHA EDITH LARCHER -Argentina-
Publicado en Gaceta Virtual 126

MEMORIA


Apacible quiero agradecer mi destino:
nunca te he perdido por completo.
Como una perla crece en una ostra,
así dentro de mí
crece tu ser cubierto de rocío con dulzura.
Por fin un día te he olvidado
entonces eres sangre de mi sangre,
entonces eres uno conmigo,
que los dioses conceden.

Del libro Nubes de Karin Boye -Suecia- Traducción Hebert Abimorad
Publicado en Periódico de poesía 99

AQUELLO QUE AMASTE PERMANECERÁ


What you lovest will remains
Ezra Pound

Ha de durar aquello que has amado
dijo un día Ezra Pound
ese insano
poeta recluido.
Lo sé, lo supe siempre.
No morirán las palabras estremecidas
ni las hojas del álamo que el viento desprende ahora.
Todo tendrá su tiempo perdurable
su reino, su medida.
El rostro de los muertos nuevamente
aparecerá dibujado
sobre la tela
del aire.

Graciela Maturo -Argentina-
Publicado en el blog elescribidor

TRANSFORMACIONES


y el dolor me cambió otra vez
me hice fuerte puse velas rearmé la casa
el dolor me fue empujando hacia adelante

ahora cocino verduras clasifico en prioridades los papeles
urgente apúrate apúrate puede esperar todavía pero corre
importante

importante fue sanarme con palabras
importante fue escapar de ti
irle ganando a la pena las batallas

ser puntual de pronto
entregar a tiempo los ensayos ir al banco
hacer café por la mañana

olvidar a pasos torpes con las manos como si gateara

trabajar en la biblioteca
salir tan tarde que cerramos señorita

y no detenerme a llorar
comer lentejas zanahorias reinventarme

María Gómez Lara -Colombia-
Publicado en La Náusea

VIEJA SIRVIENTA


El tiempo no se mide por puñados de arena
o por el montón de hojas de libros viejos
que te quedan por leer,
ni por los rincones de las tabernas
que te faltan por visitar,
las veces que has dormido profundamente
o lo que hiciste, aburrido en el templo de la esquina.

El tiempo se mide por las caricias que olvidaste
los poemas por escribir
y lo que no dijiste
mientras amabas
sin saber que el corazón
poco a poco
se iba convirtiendo en una vieja sirvienta.

GUILLERMO JIMÉNEZ FERNÁNDEZ -Mérida-

PLANETA FOBOS


El planeta Fobos está situado en uno de los sistemas estelares de Orión. Nada tiene que ver con el satélite de Marte, porque es de un tamaño similar a la Tierra, tiene atmósfera y, además, está habitado. Su población actual es de 375.321 personas, que se reparten en multitud de pequeñas ciudades a lo largo de todo el ecuador planetario. En su mayor parte se dedican al cultivo de hidropónicas. También los hay que viven de forma ermitaña; refugiados en cuevas o bajo tierra, embutidos en trajes espaciales y respirando aire embotellado, solo vuelven a la civilización para recoger víveres o aprovisionarse de aire fresco. Pero no todo el mundo puede ir a Fobos: solo las personas que sufren algún tipo de fobia son admitidas –y otras obligadas- a vivir en el planeta.

Así, está la ciudad de Homofobia, donde viven los que odian o no soportan a los homosexuales; Melanofobia, en la que está prohibido el color negro y, también, las personas de esa raza; Nueva Esparta, en la que ejecutan a los niños con malformaciones, puesto que sus habitantes padecen fobia a tener hijos deformes; Cenotopia, donde sus habitantes han renunciado al acto sexual porque abominan de él; Metrópolis, cuyos ciudadanos expulsan a cualquier de ellos que cae en la pobreza, aunque ello suponga su muerte; Negritud, la única de las ciudades cuya cúpula es opaca y evita la luz del sol, dado que sus inquilinos odian cualquier tipo de luminosidad y viven en la mayor de las penumbras. Y así, una infinidad de pequeñas ciudades, cada una con su particularidad, y con una población que comparte una fobia común.

Luego están los que viven aislados, que padecen fobias a los espacios cerrados, o a las multitudes, o a los actos públicos. O, simplemente, huyen de la presencia de la muerte, o de algún color determinado imposible de anular, o incluso de monstruos imaginarios que puedan aparecer en cualquier momento.

Así es Fobos, un planeta muy alejado de la Tierra en el espacio… pero que tiene muchos –e inquietantes- parecidos con el planeta madre de todos sus habitantes.

Francisco José Segovia Ramos -Granada-
Publicado en  periodicoirreverentes

domingo, 13 de agosto de 2017

EQUIVOCACIÓN



Esa cara le sonaba. Buscó en sus recuerdos para saber dónde la vio. Había pasado mucho tiempo, mucho tiempo, pero sus ojos azules seguían brillando igual. Estuvieron juntos en una excursión a Bilbao. Ella iba con unas amigas. Coincidimos en la misma mesa y hablamos de muchas cosas intrascendentes. Verse reflejado en sus ojos era todo un espectáculo. Parecía estar uno navegando en un mar azul. No tuve muchas oportunidades de hablar con ella porque iba por libre nunca con el grupo.

Ahora encontraba de nuevo sus ojos. No sabía si le reconoció. Tal vez no. Se acercó a saludarla. No le recordaba. Le citó fechas, lugares. No había en esas fechas en esos lugares. Se equivocaba de persona. Se disculpó y se alejó de ella pensando que no se había equivocado. Unos ojos tan azules eran irrepetibles.

JOSÉ LUIS RUBIO

SOLAMENTE


Solamente
te
pienso
Y
enfocó
tu
sonrisa
Si de
mi
tu te escapas
te traigo con la brisa

JORGE LUIS GÓMEZ RAMOS

DE COLORES


De colores los días sucedidos...
De colores tus versos.
De colores tus íntimos motivos.
De colores besos desconocidos.
De colores tu sentir que grita en silencios y
estas ganas locas de decirte "quédate"..
de Azul nuestro encuentro,
poblado de manías y batallas.
amarillo, es el sueño de cálidas alboradas.
de colores soy tuya porque sí...
el cielo del color en tu mirada
de colores tu risa burbujeante, tus ganas de escucharme y las mías de quedarme.
de colores la esperanza...
el color que del amor es motivo,
desconocida intención...
de colores este sentir señor de mis días
y todo vuelo sucedido..
De colores mi alma, pegadita a ti.

De colores....

Diana Portillo

DEJASTE UN VACÍO...


Dejaste un vacío en mi corazón... ¿cómo lo lleno? Sí, sé lo que me vas a decir; no es mi estilo... yo no voy por ahí... como tú; buscando nuevos sentimientos... En verdad lo que yo siento por ti, es amor y no me importa nadie... que no seas tú, dime; como apagar, callar... o ¿cómo quieres que ignore u olvide, como ríos afluentes tantos sentimientos? Y tú en tu afán... de matar lo que hemos sentido, no... tú realmente a mí... me quieres hacer mal, no puedo siquiera hablar... ¡me cuesta tanto olvidarte! Dejaste un vacío grande en mi alma; imposible de que alguien llegue a llenarlo...

Agustín H. Castañeda

VERDE AZULADO


Misión lírica formulada
para compartir poesía,
con rima estructurada
se llega a la membresía.

Poema verde azulado
escrito para las flores,
noble verso inspirado
surge en los plenos albores.

Romántico amanecer
el alma se ha motivado,
un sol al resplandecer
con entorno iluminado.

Mas acepciones llamativas
buscando paz en los seres,
serán frases pensativas
descifrándote como eres.

Conmemorar tierno encuentro
emanar fortísimo abrazo,
sentir fuego desde adentro
como festín ambientazo.

Vibran corazones encendidos
por luz del entendimiento,
son latidos emitidos
sensor de fuerte cimiento.

Los ojos de la nobleza
miradas relampagueantes,
con son de sabia franqueza
sin haberse sentido antes.

Percepción de hondo sentir
música con profundo sonido,
palpitante al admitir
un sentimiento querido.

José Rafael Orozco Torres -Costa Rica-

EL APARCAMIENTO


Rodeada de mordedores y sonajeros, Carla disfruta aporreando sus cachivaches, empapándolos con su saliva. Al fondo, un oso de peluche la observa. De pronto, aparece un gran parque de juegos. El oso avanza hacia allí. Carla intenta seguirle pero no puede moverse, una espantosa cobra abraza su diminuto cuerpo, haciéndole burlas con su lengua viperina. Intenta zafarse, pero el aire se condensa y
con cada esfuerzo va perdiendo energía, se asfi xia, se desmaya. El espejismo se desvanece en un agujero negro tras un túnel.

El bombero hace añicos el cristal y aparta el mosaico de fragmentos.
Sin perder un segundo, quita el pestillo y accede al interior.
Desabrocha el cinturón de seguridad del cuco de bebé y saca a la víctima fuera del coche aparcado cerca de un bar. Le quita el babero y desabrocha el primer botón del cuello de su pelele. Practica
masajes en su minúscula caja torácica; la criatura no reacciona, no respira…
Mientras cubre su cuerpo inerte con una manta térmica del color de los satélites espaciales, el bombero no ve tras los párpados de la niña la imagen de un oso con un mullido brazo extendido, indicando la salida de un largo túnel.

Cangrejomoro
Participante en el VI Certamen Microrrelatos Libres Memorial Isabel Muñoz

¡SIEMPRE TUYA!


"Tengo mil, te quieros atorados en mi garganta,

Tengo un me encanta que lucha por salir.

Tengo un beso en medio de mi boca,

Tengo algunas mariposas que tratan de existir.

Tengo este sentimiento que quiere ser descubierto.

Tengo un par de te extraños que quieren verte junto a mí.

Tengo una ilusión que se ha clavado en mi corazón.

Tengo algunos sueños en mi alocada cabeza que si pudiera quisiera cumplir.

Pero son sólo fantasías que en mis pensamientos rondan, son sólo cosas que guardaré para mí.

Aunque no estás cerca, temo confesarlas, sé que son sólo mis sentimientos que luchan por salir, sólo lo que yo siento que quisiera pudieras descubrir"...

ESTRELLITA EVANGELINA DE LA TORRE LOMELÍ -MÉXICO-
Publicado en la revista Trinando 14

EL REMOLINO


Hay quien nace con un remolino en el flequillo y esto ha de marcar su sino de por vida. El gesto de retirarlo de la cara cuando está crecido, el tipo de corte de pelo y la colocación de la raya o el hecho de eliminarla, seguirá inevitablemente los designios marcados por el intransigente remolino. Pocas cosas hay en el físico de una persona que permanezcan obstinadamente en el tiempo a pesar de los cambios de modas y de la madurez del individuo y que doten de tanta impronta a su poseedor como un remolino.
Nunca veremos a dicho personaje que aparezca un día con un nuevo corte de raya en medio y dos mechones lacios cayendo a ambos lados de la cara, por muy impuesto por la moda que esté. Y no le escucharemos decir: «he ido a mi peluquero y me ha recomendado un cambio de imagen, así que me he desprendido del remolino» como si de un infantil flequillo se tratara. El giro levógiro o dextrógiro del mechón será inherente a la personalidad del sujeto hasta que terminen sus días o le sorprenda una traicionera alopecia.
Y siendo consecuente con su marcada tendencia, modulará el discurso ante sus amistades y colegas, jactándose de la inevitabilidad de su posición y su razón, justificada por el imperativo de un mechón de pelo indómito e indomable. Qué se le va a hacer. No se puede cambiar así como así a una persona y su coyuntura. De este modo se posicionará en la sociedad y en la profesión y defenderá los principios de forma vehemente por el mor de un mechón.
Sus acciones, aunque aparezcan injustificables a los ojos de sus vecinos, merecerán la explicación de la inherencia de su condición capilar. Y así encaminará sus pasos y su futuro, con la seguridad de un aval de nacimiento que le justificará de por vida. Y sintiéndose tan seguro y enardecido por la elegancia de la creencia, expandirá sus razones manipulando poco a poco a los que le rodean y, con el tiempo, a toda la población, consiguiendo que le imiten y coloquen del mismo modo sus flequillos aunque los tengan que engominar para conseguir el efecto contranatural requerido.
Un día tomarán consciencia de lo que une una característica tan similar y lo felices que se sienten formando parte de un grupo, de una tribu, con marca distintiva de pertenencia y comenzarán a distinguirse y a distanciarse de los que no son portadores de tan meritorio baluarte. Y ay entonces de aquellos que sean diferentes o se encuentren en el otro lado de la moda, porque serán el objeto de las iras y del desprecio y serán considerados inferiores y despreciables.
Y solo por mor de un tozudo remolino indisciplinado e inamovible.

Luisa Gil -Madrid-
Publicado en Suplemento de Realidades y ficciones 73

XIX


Ni cielo alguno ni tierra.

Por qué sino las sombras protegen el manto de la vida,
calla su aversión la carne exhausta, el terror que la conforma.

Sucede la luz si las manos resbalan, su tejido y blanca certeza alimenta
su espalda, multiplica su yugo. El corazón no refleja más.

Llamar comprende sobras, polvo de los latidos perdidos,
la esperanza que no persiste ni se contiene.

Luego, vendrá el tiempo, el vacío extendido como un hueso a su llegada,
el día cuando nadie suceda por última vez.

Vendrá la noche, la hora previa al nacimiento, el Padre en todo oculto,
el lenguaje en su error desaparecido.

Otro nombre talla el infierno. La muerte, salvo crearla,
atraviesa el desierto su principio, la cordura su borde.

YAMILA GRECO -Argentina-
Compartido por Rolando Revagliatti

AÑICOS PARA SUMAR


The wind lifts up my life
And sets it some distance from where it was.
Meena Alexander

la sandía llenó el día con su nombre
dulce verano a fuego lento cantaba
al atardecer serenando el último cielo.

para fecundar la secreta estación
embriagada se asoma tu savia cuna
de leyenda y fantasía.

con lunares va avanzando el otoño
pero tú estás al borde del recuerdo
y con tu epitafio sueña noviembre.

ahora yace la deliciosa sandía
lacerada por la amarga espera
de tanto esperar la magia del hambre.

en tu vedada mirada
no habrá más hambre.
sólo tu amuleto y mi infancia de miel.

KHÉDIJA GADHOUM
Publicado en Luz Cultural

CUÁNTO AMOR


Cuando la desazón que me atormenta
ardiente víbora se ensaña en ti
la dulce réplica de tus pupilas
es para mí.

Cuánto amor en tus ojos y en tu pena,
cuánto amor en tus ojos me contempla…

Cuando la cólera que muerde mi alma
saeta pérfida se clava en ti
la triste súplica de tu mirada
es para mí.

Cuánto amor inundándome en tus lágrimas,
cuánto amor en tus ojos se derrama.

ANTONIO CAPILLA LOMA -Madrid-
Publicado en Luz Cultural

LOS LOCOS NO VAN AL CIELO


El viento ululaba a sus anchas por los amplios dormitorios, los consultorios y los quirófanos del centenario edificio del manicomio abandonado. Las arañas, en un vano intento por detener el libre tránsito de los espíritus del dolor y el medio, tejían densas telarañas entre las aristas de los ventanales rotos y los restos de las puertas destrozadas.

Los cadáveres de dos ratas yacían electrocutados al lado de los cables de la mesa de electrochoques, mientras que otras más se empeñaban en encontrar algunas gotas dentro de las gruesas mangueras que antaño disparaban potentes chorros de agua helada sobre los internos.

El óxido y el moho se multiplicaban sobre los restos de cadenas y grilletes que aún colgaban de algunas paredes, en tanto que las cucarachas hacían lo propio entre los últimos jirones de pestilentes colchones.

Todos los días, durante los últimos años, un pedazo de papel amarillento ha sido llevado por el viento diurno de sala en sala, orinado por los gatos residentes, roído por las ratas, mojado por las tormentas vespertinas. Sin embargo, una vez pasada la media noche, el papel parece cobrar vida y rejuvenecer; se anima con voluntad propia y regresa a su lugar de origen: el destruido escritorio de la Dirección General del Hospital. Una vez ahí empieza a recobrar sus líneas y colores y poco a poco las letras y números retoman la nitidez original.

Para cuando los primeros rayos del sol tocan el papel este presume, orgulloso por unos momentos, el nombre completo de un paciente maniaco-depresivo y la rúbrica del doctor que ordenó la realización de una lobotomía... pero justo antes de que reinicie su diario ritual de autodestrucción, aparece un misterioso líquido color ocre, con la apariencia de una mezcla de lágrimas, saliva y sangre, que con cuidadosa caligrafía imprime a lo largo de la hoja un lacónico mensaje: “Díganle a Ratzinger que se equivocó… el limbo sí existe”.

Martha Eugenia Colunga Bernal
Publicado en Ágora 18

XVII


Extranjera
Hemos llegado a este ritual
Esta es la ceremonia de las flores
El ritual de la palabra;
palabra olorosa que se expande
como enredadera de músicas balsámicas
y que trepa suavemente
por la savia de los árboles.

Esta es la ceremonia de las flores
Entra y gózate la fiesta
Entra y gózate la vida
Ven a festejarme
Todavía hay vida en estas manos
Tómalas
Estas manos que aún escriben
poemas de amor para mujer solitarias.

He venido a este festejo
llorando ante la belleza de la noche.

Aniquirona
Diana de los bosques
¿Dime hasta que lugar se extienden tus visiones?
¿Dónde el cáñamo de la música?
¿Dónde las hogueras de los besos?
¿El suave murmullo de las hojas?
¿Qué de venturoso tiene
ser laureado por la muerte?

En algún punto
entre la vida y la muerte
he venido a este reencuentro,
todavía hay vida en estas manos
Míralas
Ellas escribieron con anterioridad
sobre estas cosas
Ellas pronosticaron
esta magnificencia

Este acto de laurear a los hombres soñadores
Este acto de celebrarse mutuamente
Cuando silencio, poesía y muerte
suelen restituirnos.

Del libro La dulce Aniquirona de Winston Morales Chavarro -Colombia-
Publicado en Editorial Alebrijes

LA SANGRE DERRAMADA NO SERÁ NEGOCIADA


La sangre de Paco,
todavía brilla
y late
transfundida,
en la sangre nuestra,
en la sangre de muchos,
que somos legión.
Corre, circula,
a través del tiempo,
a través de los cuerpos,
a través de la muerte.
Los buitres,
los carroñeros,
los mercenarios de siempre,
que de todo buscan ganancia,
quieren mancharla,
apropiándosela, bebiéndosela,
como si pudieran secarla
haciéndola mercancía
y a la vez
olvido.
Pero aunque tengan
el Poder y la Plata
no podrán chuparla
porque la sangre de Paco
es la sangre de todos
y a un pueblo entero,
por más que insistan,
nunca
podrán desangrar.

ROBERTO RETAMOSO -Argentina-
Publicado en Gaceta Virtual 126

SI ESTA VIDA ES LA ÚNICA...


¡Si esta vida es la única…!
Oh, estas cortas horas…
Una hora, ¡cuánto una hora puede llegar a ser!
Aquellas fuentes profundas donde nadie todavía ha bebido,
las extensiones de luz que aún nadie ha explorado.
Y nosotros dormimos dulcemente en cobardía.
Oh, estas cortas horas…
Tú ocultas las posibilidades del mundo,
tú, Dios, en el devenir,
dadnos una atrevida devoción,
una voluntad pura,
¡y conságranos a la aventura del espíritu!

Del libro Nubes de Karin Boye -Suecia- Traducción Hebert Abimorad
Publicado en Periódico de poesía 99

EL GRAN HOSTIGADOR


El animal cansado que me habita
tiene una lámpara
con la que alumbra el mundo
mientras escapa por mi sangre.

Huye de mí
y vuelve a mí

y, a veces,
imagina un sepulcro
en donde descansa de mi acoso.

Del libro "Grietas que me escriben" de Julio Aranda -Argentina-
Publicado en el blog elescribidor

CONTRATONO


único tono
el agua contra el agua
Blanca Varela

aprendimos
a despertar en medio de la noche
con el ruido del agua

conocíamos la errancia
de hace años                     nuestro sueño era frágil

los ojos entrecerrados casi abiertos dormíamos
como quien vela
                           
atentos al derrumbe
las manos en la cabeza
por si los escombros
y los pies alzados
                          ya para correr

pero una madrugada gota
a gota
             lo intuimos

oímos resonar
el nuevo escape

algo nos cantaba
en contratono

que esta vez huir
sería quedarse

María Gómez Lara -Colombia-
Publicado en La Náusea

RUTINARIO


A pesar de los amores rutinarios
la tierra giraba sobre sus ejes
y el futuro se llenaba de preguntas.

Un hombre mendigaba sonrisas
y pedía a los dioses de la victoria
que le alumbraran en su inquietud.

Tras la alegría, cansado murmurando
que era una piedra que rueda,
el hombre, atenazado el corazón,

sabía que, invisible, cotidiano
sería una sombra entre las manecillas
de un reloj que nunca funciona

y un saco de sueños ligeros
que desembocan en el acostumbrado
ir y venir de los días que pasan.

GUILLERMO JIMÉNEZ FERNÁNDEZ -Mérida-

sábado, 12 de agosto de 2017

ESTAREMOS JUNTOS


Sabes... he estado pensando en ti,
en cada minuto que transcurre del día,
en cada hora recuerdo tu sonreír,
en cada atardecer te siento mía.

Anoche le pedí un deseo a la luna,
que no dejaras de quererme,
ella brilló en medio de cada estrella,
al decirme que tú vas amarme.

Sé que estás muy lejos amor,
que la distancia nos separa,
pero no se debe perder la ilusión,
porque nuestro amor se realizará.

Entonces estaremos juntos,
disfrutando nuestro amor,
tomados de la mano los dos,
iniciando una bella relación.

Quiero en tus ojos volver a verme,
ver tu bella sonrisa que me cautivó,
tener el tiempo para amarte,
para disfrutar este amor que nos unió.

Humberto Gómez -México-

FILOFOBIA


¡Oh más difícil pensar en mis quejas
y mi pensamiento que me reprocha
con tantos defectos en su búsqueda!
Estoy sobreviviendo y trasnocha:
me enamoré sin saberlo me apenas
sin más nada consolarme me queda.
Intuida solución
con miedo al fracaso
y llegar al ocaso
no pensaba me acurra ahora.
¿Muchos afeamientos a deshora
donde siempre viviste no pudiendo
querer lo que tenías?
Salir quisiera sin mirar corriendo.

Alberto Recalde Romo - Ecuador

ROSAS NEGRAS


El rayo de luz, que penetraba a través de la rendija, era la escasa iluminación que me recordaba que el día se regia por horas. Cuando llegase al rincón donde se encontraba el retrete, único elemento de aquel sótano junto con los colchones apilados en el suelo, en ese momento, en punto, entraría la mujer que nos obligaba escasamente a comer así como a adecuarnos como fulanas. Ni siquiera el
nauseabundo olor de aquel lugar me producía náuseas. Solo sentía
realmente repugnancia por aquellos hombres con los que nos obligaban a yacer. El olor hediondo de sus defecaciones sobre mi cuerpo, seguidamente de sus risas y humillaciones, era lo que me producía realmente arcadas.
El rayo de luz hacía que pudiera ver el número y la rosa negra tatuada en mi muñeca, que me recordaba que tenía un dueño.

Carmen Grimaldi C de V
Participante en el VI Certamen Microrrelatos Libres Memorial Isabel Muñoz

¡ESTOY PENSANDO EN TI!...


“Desde esas nuestras primeras letras, algo comenzó a surgir dentro de mí.

Y desde entonces cada vez que leo, mi corazón se vuelve loco por ti.

Pero sé que sólo me queda pensarte, y a tus letras acostumbrarme. Porque ni ellas son mías, ni tu tampoco lo eres de mí.

Pero por si llegas acaso a leerme también a mí,

Te dejaré aquí unos besos

Esperando impacientemente por ti,

Te dejaré plasmado en cada verso todo lo que me haces sentir.

Te dejo escrito en cada letra que estoy muriendo por ti"...

ESTRELLITA EVANGELINA DE LA TORRE LOMELÍ -MÉXICO-
Publicado en la revista Trinando 14

ACTO QUINTO


«(Hamlet) Vosotros, que palidecéis
y tembláis ante esta catástrofe,
y no sois más que personajes mudos
o simples espectadores de esta escena,…»

Me gusta.
Acabo de poner me gusta y han muerto cientos.
Una pantalla luminosa me hace amo del destino.
Me gusta. Comento. Comparto.
Tres palabras para explicar la vida.

Me siguen mil, lo he conseguido: mil miradas sobre mí para jugar al teléfono escacharrado.

La vida es cruel. Comenta.

La gente sufre. Comparte.

Hamlet. William Shakespeare
ACTO QUINTO. ESCENA II.

Del libro CINCO POEMAS EN CINCO ACTOS Homenaje a Hamlet. William Shakespeare de Luisa Gil -Madrid-
Publicado en Suplemento de Realidades y ficciones 73

XIII


Yo no canto, no grito,
yo escribo

y qué llamado de auxilio puede ser posible en el silencio

Escribir es el silencio y éste es mi llamado de auxilio

Estoy tirada en un pozo,
el silencio, el auxilio.

Yo tiemblo, como si en esa convulsión,
las rocas cedieran para dejarle paso a la vida.

YAMILA GRECO -Argentina-
Compartido por Rolando Revagliatti

CERCA DE SIERRA MORENA


Cerca de Sierra Morena
mi pueblo es blanco y alegre
como ha de ser de mi tierra
todo pueblo que se precie.

En el centro hay una plaza.
Y en la plaza, las farolas
alumbran las noches todas
al caminante que pasa.

Tiene una iglesia mi pueblo
hecha de miel y canela
donde una Virgen de ensueño
asunta al cielo se eleva.

Y una cárcel que aún recuerdo.
Camino abajo… la escuela.
Escuela cárcel, silencio,
donde los chiquillos tiemblan.

Por mi pueblo pasa un río
que de mi tierra es bandera
y otro pequeño y chiquito
que en mi corazón alienta.

Y junto al río… sus riberas.
Soñados senderos verdes
donde mi infancia se pierde
entre los juncos y gredas.

En mi pueblo ves las casas
enjalbegadas por fuera,
enormes copos del alba
donde la nieve no nieva.

Y en sus calles las señoras
de hamacas en las aceras
huelen a jazmín y a rosas,
a azahar y a hierbabuena.

Recuerdos de aquel chiquillo
que en su lejanía tan larga
a su dulce tierra han ido
por los albores del alba.

Oh, tierno cantar que subes
de sus tierras, de sus aguas
y enamorado te hundes
en su alma enamorada.

Profundo canto que embruja
de sus gentes, de sus casas,
y para siempre se anuda
a mi Andalucía del alma.

El mundo en fin de aquel niño
que, por recordar su infancia,
en su entraña ha renacido
con anhelos y esperanzas.

ANTONIO CAPILLA LOMA -Madrid-
Publicado en Luz Cultural

06:08 hrs.


a mis abuelos

Aquella mañana se abre la tumba
que compartiría lecho conmigo,
libera gusanos e hijos de gusanos
y larvas e hijas de larvas.
Un licor a vivo descompuesto
riega la tierra
y cae borracha
y se fermenta
y no se enamora
y acepta ser madre
-a fuerzas-.
Aquella mañana se abre la tumba
que recibiría mis restos
a no ser que ya no esté en ellos,
que haya abandonado
-cobarde-
los restos de mi carne
y sea otro y sea el mismo,
a no ser que huela extraño
y no extrañe lo vivo y lo resplandeciente
y aquello que despierte como si nada
cuando sea verdad
que ya todo ha ocurrido.

Y es cierto, se abre esa tumba que no es tumba
y no estamos ahí,
nos entierran juntos, semicompletos
en un relato firmado por mi
antes de nacido,
y es cierto, que me acerco a esa imagen
desde esta alcoba rodeada de llantos
que no se dedican a mi
sino a mi abuelo
que es enterrado por la tarde
en aquel monte de cruces que son todas
las cruces cuando ya no quedan vivos.

Y es cierto que camino en la comitiva
escoltando este cuerpo que me ha traído
desde un sueño de alcoba
que me tenía mejor vivo.
Aquella mañana enterré mi cuerpo
disfrazado de mi pariente más querido
y no lo notan, no se esfuerzan,
todas las coronas son Leopoldo Magaña
y ninguna Ivan Vergara,
presido mi sueño y en
cada sombrero de fieltro me siento
aureola, y en cada niño me siento ángel
de fábula, y en cada beso robado al cuerpo
frío me estremezco y todos los abrazos que
me otorgan me obligan a despertar, a
mirarme al espejo para decir que no, que no
soy aquel del féretro, que no son mis manos
las que levantan la cúpula y salen volando con
campanas de fondo, que el atrio no es un
rezo a nosotros, que somos pareja y que
esta noche somos esposos, que el vientre
tuyo se convirtió en cueva de vida, que no
es cierto, que no crece Polo en ti,
que es un sueño de reflejo el que distrae
la comitiva y los hace voltear,
que lo que veo es mi barba disminuida,
una navaja en filo y un respiro cortado
que sale de tu boca, que es la
primer palabra de tu vientre, que me llama
el sueño.

Aquella mañana termina con una oración
y lo que descansa en paz, como nunca lo ha
hecho, son nuestros cuerpos, exhaustos, gloriosos,
inquietos por el desvelo y el rígido despertar.
Inquietos abrimos los ojos
y nos miramos
sabiendo que no lo sabremos.

Abrimos las puertas,
construimos futuros cementerios.

IVÁN VERGARA -México-
Publicado en Luz Cultural

DESILUSIÓN


Abrázame, soy el amor
          mira mi espalda, no me das goce
protégeme, soy la incertidumbre
          te guiño el ojo, sigue tu cauce
cobíjame, soy la inteligencia
          pago tu cena, no te comprendo
acompáñame, soy la soledad
          toma mi mano solo unos días
sáname, soy la intemperancia
          sigo mi dieta de cuerpo hueco
acúname, soy voz poética
          sueño con diosas, melodía burda
llévame, soy el desuso
          te lleno el tanque, tú no me sirves
acéptame, soy la alegría
          te cuento un chiste, deja mi vida
ayúdame, soy el complejo
          tapo tu grasa con mis pestañas
arrúllame, soy la esperanza
          sigo el sendero de mi atavismo
cortéjame, soy la comprensión
          odio mi traje piernas de alambre
gózame, soy la voluptuosidad
          duerme temprano, estoy cohibido
ámame, soy la locura
          mato dos sueños con un olvido.

AMARANTA MADRIGAL
Publicado en Ágora 18

XVI


En las mañanas
cuando llueven estrellas
y hojas balsámicas de los árboles
pienso en los millones de años
que van con mis raíces
con mi andar deliberado por el cosmos.

Justo en este espacio
he vuelto a dar contigo,
La brisa y la lluvia de los tallos
te han traído hasta mis días
El miedo al miedo ya no existe
Como tampoco existe
el miedo a Schuaima.

A ti
Mujer de reinos luminosos
Te debo el conocer
la infinidad de orillas que posee la muerte
La orilla amarilla de la muerte
Esa muerte que me seduce y apasiona.

Pero no amo el suicidio
Pienso que es un pretexto de la vida
para buscarte demasiado pronto
Yo no te busco forastera
Llevo en mis bolsillos
el mapa transparente de tu tierra
y puedo cruzar cuando me parezca.

Por ahora
la tierra de los sueños y las luces
de los ecos y las voces
la tierra que es tuya y de nadie
que es tuya y de todos
no me pertenece.

Yo no pierdo la razón entre los muertos

Los espíritus de luz me crucifican
Pero he muerto tantas veces
que ahora es más usual la crucifixión en vida.

Déjame partir amada forastera
El tren de Schuaima sale a las nueve
y yo aún conservo tres tiquetes de regreso.

Del libro La dulce Aniquirona de Winston Morales Chavarro -Colombia-
Publicado en Editorial Alebrijes

AUGUSTA


Redonda estaba ella en su cuna blanca,
una luna apagada, toda olvido;
seres habían amado ese equilibrio
que ahora su muerte brindaba.
Como si forrados en blindex estuvieran
atardeceres, ellos esperaban
lo suyo: el paraíso.
Que le tocó primero por una lotería
de voluntad de Dios y malapraxis;
fue su martirio una prolijidad
y un alimento. Bienaventurada
en su final sin principio.

BEATRIZ VIGNOLI -Argentina-
Publicado en Gaceta Virtual 126

COSAS PEQUEÑAS


No tienes fuerza para dar un paso más,
no levantas la cabeza,
te doblas cansada bajo una grisura desesperada;
debes estar agradecida por las cosas pequeñas,
confortantes, infantiles.
Tienes una manzana en el bolsillo,
un libro de historias allí en el hogar:
pequeñas, pequeñas cosas, despreciadas
en ese momento, que irradiaba viviente,
pero con suaves puntos de apoyo durante las horas muertas.

Del libro Las nubes de Karin Boye -Suecia- Traducción Hebert Abimorad
Publicado en Periódico de poesía 99

MUDANZA


Rara vez nos asiste
en las tareas pesadas
como mover los muebles,
cargar las maletas,
o recorrer caminos con zapatos apretados
Wislawa Szymborska, “Algo sobre el alma”

Dice Szymborska que al alma
le aburren los trasteos
no corre armarios
no empuja cajas

Ojalá sea esta vez la rara vez

Ahora
que moví ciudades
y libros
y maletas

y atravesé la tierra
cargada de equipaje

y llegué a este país de extranjeros

no estaría demás
un alma
que me echara una mano
llevando algunas cosas

Mi alma
             si la tengo
             si la tuve

está perdida en estos huesos torpes
que no levantan
ni una mesa                ni una silla

está atascada en este cuerpo enclenque y distraído

que     poco sabe
           poco entiende
           poco carga

y hasta se lleva a sí mismo a duras penas:

un día
por ejemplo
le sobran las manos
no ve dónde ponerlas

otro
en cambio
tiene unos pies
que se despiertan
extraños a la tierra

se creen alas
pero no vuelan
lo intentan y tropiezan

y al otro
la espalda se le tuerce
aunque no lleve nada
                                 quizás le pesa el aire

tal vez en esos días
el alma se aparece:

le endereza la espalda
le entrelaza las manos
le empuja los pies para que avancen


Convendría
entonces
mudarme
un día de esos

(no antes
ni después)

cuando pueda caminar
con los zapatos apretados

María Gómez Lara -Colombia-
Publicado en La Náusea


LAS MOSCAS


            Las moscas revolotean en círculos en el patio interior de la casa. Es verano y se resguardan en esa zona fresca, guarecida del sol y repleta de húmedas y verdosas plantas. Las moscas giran y giran, descienden hasta el piso rojizo o se posan sobre las hojas grandes de la parra esplendorosa.
            Las moscas, negros puntitos que flotan ante los ojos, nunca entrechocan, y se esquivan como ágiles acróbatas del aire, salvo que las necesidades de la procreación demanden que se unan en procelosa tarea, sin pudor de miradas ajenas, y terminen con rapidez inaudita lo que la Naturaleza demanda.
            Las moscas…
            ¡Niño! Estate atento, deja de perder el tiempo mirando moscas y presta atención a la clase de religión.
            Dios está por encima de nosotros…

FRANCISCO JOSÉ SEGOVIA RAMOS -Granada-

SILUETA


Colgado del hilo de tus palabras,
recorro con dedos como brisa
los renglones de tu cuerpo
hasta crear con mis dedos
la silueta de tu corazón.

GUILLERMO JIMÉNEZ FERNÁNDEZ -Mérida-

jueves, 10 de agosto de 2017

PRIMEROS PASOS


Después de aquella noche todo fue distinto. Abandonó la cama y apoyándose en tu hombro dio los primeros pasos titubeantes. Descorrió las cortinas y vio aparecer el sol en el horizonte sentado en la mecedora de la abuela. Sonrió. Volvía a sentirse vivo. Te pidió un vaso de agua para mojar su reseca garganta. Dentro de unas horas bajaría a la calle. El paseo sería corto porque sus piernas aún no estaban del todo recuperadas. Tú estarías a su lado por si en algún momento flaqueaba. Necesitaba oler el mar y sentir en la cara la caricia del viento. Todos aquellos meses encerrado en su habitación le convirtieron en una demacrada figura.
Durante el paseo por las calles aledañas a su casa muchos vecinos lo saludaron alegrándose de verlo pasear de nuevo por la calle.
El sol reanimó sus pálidas mejillas pero sus piernas pronto le pidieron un descanso. Cerca no había ningún banco solo quedaba cerca la terraza del bar de Toño. Aunque no le apetecía sentarse allí no tenía otra opción. Sus piernas no aguantaban más. Necesitaba recuperar fuerzas para regresar a casa. Apenas fueron unos minutos los que estuvo en la terraza. Toño no apareció.
Lentamente, casi arrastrando los pies, parándose cada cinco pasos, volvió a casa. Estaba agotado. Se sentó en la mecedora. Se quedó dormido mirando el limpio cielo.

JOSÉ LUIS RUBIO 

MIS LETRAS...


En mis letras orondo,
va el sentimiento abierto,
de mi alma en el hondo,
pensamiento despierto.
Sin ser pintor, mi pincel,
dibuja letras rojas,
sin ser escultor, mi cincel,
insemina las hojas.
Sin ser cantante toco,
la música en el alma,
y cual actor provoco,
mixturas de la cama.
Mi poemas son saetas,
lanzas locas de amor,
encantadas maletas,
donde guardo el fulgor.
Como no soy poeta,
solo atisbo rumores,
y escribo entre mi puerta,
lujurias y fulgores.
Y sin ser escritor,
la novela describo,
la pasión del actor,
en la vida percibo.
Mi poesía es llavero,
de inexcrutables pasiones,
emoción del viajero,
y artista de ilusiones.
En mis letras camino,
como fiera en celo,
y abro así mi destino,
entre el ardiente velo.

José Vicente Castro Romero -Colombia-

SOLO QUIERO


Quiero raptarte con besos enamorados,
ahogar tu angustia con suaves caricias.
Danzar en música de nubes, desafiando realidades,
sepultar recuerdos, vivir en los deseos del placer.
Quiero conversar contigo en todos los sueños,
sentir tus uñas terciopelo, deslizarse en mi espalda.
Recorrer con mis labios y manos ardientes,
tus curvas pronunciadas, crisis sin límites, amándonos.
Quiero lo inevitable, lo incontrolable, lo irresistible,
pasión de fuego, dolor y amor… solo eso,
vestidos en pieles, una sola alma… éxtasis
Abiertos, libres, desgastándonos… sin fin.
Quiero brillar contigo, luna de oscuridad,
sin escasez en las miradas, ternuras del alma.
Romper para siempre, silencios y distancias,
Solo quiero amarte… solo quiero que me ames.

Álvaro Álvarez Rojas (aprendiz de poeta)

SUEÑOS Y POESÍAS


Entre sueños y poesías
mi mundo toma sentido,
se aceleran mis latidos
cuando se termina el día,
vuelve la melancolía
con la luna y las estrellas,
la noche siempre tan bella
parece alegre sonreír,
como queriendo decir:
soñarás a tu doncella.

Observo a mi alrededor
sintiendo la soledad,
tus recuerdos sin piedad
me traen alegría y dolor,
si no hubiera tanto amor
como este que por ti siento,
serían palabras al viento
sin sentido en esta vida,
eres la mujer querida
que amo en todo momento.

Me duermo pensando en ti
para en mis sueños mirarte
y así he llegado a soñarte
paseando juntito a mí,
en mis sueños hoy te vi
que al besarnos me decías;
siento mi vida vacía
cuando no estás a mi lado,
por eso vivo enamorado
entre SUEÑOS Y POESÍAS.

Refugio Alatorre Mariscal

EN MI ALMA


En mi vida...
Mi alma cerrada está
Yo concentro mis ganas de amar
Como un secreto se recoge una mariposa
La obscuridad es suficiente para mi paz;
No necesito ya más...

Fuera...
Duermen las flores en el silencio
Aturdidas de la luz
Y mi alma... cerrada está
Se hace la noche...

Quienes se apresuran, no comprenden nada;
Y tú sólo, Tú sabes lo que mi corazón oculta,
Sus pensamientos, sus pecados...
Sus desfallecimientos...

En mi alma ,en mi secreto
Nadie conoce de este amor sino tú
Las conversaciones por teléfono
Y los pocos mensajes de texto...
No pueden pretender saber
Que hay mas allá.

En mi corazón siempre estás presente
Y tu amor siembra en mí la paz
Y yo... olvidádome de todo
Solo contigo quiero estar.

Pero mi alma sigue cerrada;
Y las flores olorosas quedarán
Adormecida en tu luz
Mientras a mi lado estás.

Hablándome en el silencio de la paz...

Verónica Beatríz Ortíz Gallegos -México-

COMO QUISIERA


Como quisiera desnudar tus fantasías, acariciar esos secretos guardados, provocar esas sonrisas soñadas, enmarcar la mirada de mariposa en pleno vuelo de primavera y liberarlas en el cielo de lo verdadero.
Como quisiera quebrar el tiempo, permitirle al otoño besar la primavera, que la brisa del mañana caiga sobre la tarde de las añoranzas, y el viento de mis deseos jueguen en los tuyos.
Como quisiera abrazar tus defectos mientras me dejo amar por tus virtudes, abrir la caja de sorpresa de tu mirada y encontrar la rosa frondosa de tu verdad, fruto de tus lágrimas y sonrisas, amanecer pletórico de tus cicatrices, paisaje hermoso admirado, digno de ser amado.
Como quisiera hacer de mis brazos tu refugio, de mis labios tus poemas deseados, y de mi cuerpo el mar donde naufraguen tus razones y despierten tus pasiones, y de mi corazón el horizonte donde cae tu tarde.

Luis Emilio Tiguila Robles -Guatemala-

LA RESPUESTA ERES TÚ


Atiende cualquier malestar,
Que en la vida se te presente,
Y no pretendas que otra gente;
Te los venga a quitar...
Que uno mismo se crea sus rollos,
Y hace de lagunas mares,
Se construye muchos malestares;
Y se mete en embrollos...
De cada cosa uno es la respuesta,
Cuando propiamente se los crea,
Grande mediano o pequeño sea;
Esa situación que nos molesta...
No hay que actuar con fingimiento,
Cuando bien nosotros sabemos,
Si queremos solución la tendremos;
Para que tanto lucimiento…

Patricia Alcantar

YO NO TE ODIO


Yo no te odio
amor...si lo
que quiero es
volver a ti, ¿cómo
he de odiarte así...?
El amor que por ti
yo siento, es
mayor que todas las cosas
que se agravan en tu
contra y que la
gente, juzga mal...
Quiero contigo
volver a empezar
desde un punto
de partida... de cero
nuevamente iniciar...
Si tú me quieres y
yo igual
¿qué mas nos da?...
Cerremos las puertas
de la casa a quién
nos juzgue, mal... yo
quiero desde un punto
de partida nuevamente,
empezar...

Agustín H. Castañeda

ACTRIZ


Cruza las piernas y los tacones hablan,
cuentan penas que ha vivido,
narran razones de su presencia aquí.

Cae el calzado como suicida lágrima,
sus labios mienten en sus ojos;
sé que de fingir asqueada está.

Telas fallecen y el averno abre puertas,
llora el timbre en destruida entrada
porque miles de males se hospedaron allí.

Billetes son droga que paga su actuación.
La antigua función debe empezar
y en su labor seré sólo un extra más.

EPÍLOGO

Mordeduras de vampiros son el acto final,
mas aún siguen los fantasmas de la eterna noche,
así que el blanco telón nunca ha de bajar.

Guido Rivadeneira Salazar

TAN DULCE TU SONRISA


La imagen puede contener: 2 personas, texto

ES LA MUERTE


Porque es la muerte
una linda expresión de la vida,
y un motivo de ser
sin estar ahí,
tan fijado,
tan humano

De Libro 365 de Jesús Ricardo Riojas

SIENTO FRÍO


Siento frío en mi alma
Ya no tengo mucha calma
Me invade las sombras
No sé que querrán ellas.

Siento frío por tu desprecio
Tu ausencia, tu lejanía
Me falta cariño de alguien
Aunque sea de un ave.

Ese frío es más fuerte
Que en las cordilleras
Y las lagunas andinas
Quiero morir de inanición.

La choza donde me hallo
Es un témpano inmenso
De frío que mata de verdad
Solo los hombres soportamos.

A lo lejos una gaviota
Desconocida y lejana
Vuela triunfadora y feliz
Mientras yo estoy en este desliz.

Frío, frío, mucho frío
Mi mente también está fría
Ya no piensa en nada
No hay recuerdos de ese ayer.

El frío que siento en mi paraje
Ronda todo el horizonte
Todo el panorama
Todo mi cuerpo inerte.

Elias Franklin Leiva Castañeda -Perú-

BAJO EL SONIDO DE LA LLUVIA A LA LUZ DE LA LUNA...


El sonido de la lluvia que lentamente cae del cielo.
Suena como si anunciara tu llegada en este momento.
Dejando inundado mi corazón de un hermoso sentimiento.
Y así veo la luz de tu ser en el firmamento.

La noche, fiel testigo de nuestro encuentro.
Nos va guiando por el sinuoso sendero.
Que nos lleva a descubrir la dulzura de este amor.
Que nos llena de un bello fulgor.

Incitando a nuestros cuerpos, a estar unidos.
Y por siempre amarnos.
Deteniendo el tiempo por instantes.
En cada caricia y besos constantes.

Alimentando nuestras vidas de esta pasión.
Aprisionados por los latidos de nuestro corazón.
Que palpitan de una gran emoción.
Cada vez que nos amamos sin ninguna imposición.

Dejando al viento un leve susurro.
Parecido a un dulce murmullo.
Que se pierde en la noche, en medio de la lluvia.
Al gritar nuestros nombres buscando a la luna.

Ahora empapados de la humedad de este sentimiento.
Descansamos, respirando el calor de este momento.
Fatigados por este fugaz encuentro.
Que quedara por siempre grabado en el tiempo.

Que unirá nuestras almas por siempre.
Guardando esta esencia en nuestra mente.
Y así vivirá conmigo tu presencia.
Hasta el final de mi existencia.

Te Amo Verito Mata...

Efraín Adrian Villalobos López -México-

CANTO BLANCO


Canto blanco de pureza
el alma siente a lo interno,
será una real riqueza
tenerlo en corazón eterno.

Vive siempre este encanto
blanquísima alma grande,
para ti en este canto
desde el pecho se expande.

Espíritu combatiente
al llegar rayos solares,
sentirán fuego candente
en todos estos lugares.

Despunta el alba en fresca mañana
sobre la corriente del río se ve la espuma,
germinan las flores a hora temprana
entre los senderos de esta fría bruma.

Los pétalos blancos de flores perfumadas
emiten fragancias hacia la natura,
inspirarán canciones al ser apreciadas
con notas alegres en su partitura

Por los cielos vuelan aves pasajeras
lucen sus colores de lindo plumaje,
seres admirables fieles consejeras
verás a su paso singular ropaje.

Las almas sinceras adornan los seres
castas con franqueza,
externan lo que quieres
con sones de nobleza

Hacia el horizonte viaja el viento blando
sopla con donaires al dejar secuela,
gira por los aires con su don de mando
aunque en el firmamento brille alegre estrella.

José Rafael Orozco Torres -Costa Rica-

AMOR EN EL TIEMPO Y LA DISTANCIA


Una vez nuestras almas unidas estuvieron
y nuestros corazones juntos latieron,
en un baile de pasión y deseo;
unidos estuvieron por un amor.
Por crueldad del destino
nos separamos y el tiempo paso.
Vidas construimos por separados,
aunque nunca nos olvidamos.
Hoy tu recuerdo me vino al corazón.
Hoy nuevamente te busqué,
te busqué en el calle que una vez caminamos juntos,
sorpresa para mí fue el verte, el encontrarte.
No sabía cuál sería tu reacción
o como me trataría, miedo tenia, al verte frente a mí.
Después de tanto tiempo trascurrido.
Tus sentimientos hacía mí, desconocía.
Sorprendido quedé al escuchar tu voz,
porque de ti un hola recibí.
Un hola que me llego al corazón,
que me llenó toda el alma de ilusión.
Tiempo ha trascurrido, distancia nos separó.
Pero en mí tu amor estuvo guardado,
en mi corazón y en el alma.
Al igual que tú lo guardaste en ti.
Ahora estamos juntos, a pesar del tiempo trascurrido.
Nuestro amor ha vuelto a surgir y ahora tomado de la mano,
caminamos juntos nuevamente por el camino, que nos unió.
Aun cuando la distancia y el tiempo nos separa.
Es ahora nuestro tiempo, ya no hay distancia,
nuestro amor perduró, aun contra todo pronóstico.
Y es el momento para que tú y yo,
estemos juntos, para nuestro Amor Vivir.

Edwin Ayala Sánchez

HEMOS AMPLIADO LA OBRA DEL CREADOR


Mis palabras van directas tus ojos
deseo contrastar el sonido con la luz
¿algo más hermoso que jugar con la física que nos construye?
busco el suave sonido que hizo de ti lo que eres
verso ambicioso
remedar la obra del creador
qué plagio al que me atrevo
¿será posible mejorar lo que ya eres?
diluyo mis palabras en tu entorno
ornada de versos
siento como el olor de tu esencia
se dispersa entre nos
y en las noches mudas de silencios
se amplían nuestros cuerpos
en conjunción infinita de realización
hoy si podremos decir que hemos ampliado
la obra del creador

Gonzalo Suárez

SI EL VIENTO, SE CANSARA...


Si el viento, se cansara,
de barrer, de recoger,
las hojas, desechadas,
por el Otoño, que gran,
acumulación, de hojas,
muertas, en el mundo.

Que gran, borrar,
de todos, los caminos,
desasparecidos, enterrados,
bajo las, hojas muertas.

Si el mar, se cansara,
de enviar, sus olas,
a las playas, que,
triste soledad, de arenas,
sin ese, esfuerzo, del mar,
todos, los días, señal,
de afecto a la tierra.

Si se, cansaran, de besar,
los labios, que habría,
en, substitución, para darle,
expresión, al amor,
sin labios, que dieran,
besos,
ni labios, que, los reciban.

Rafael Pérez 

LLANTO EN MI MEMORIA


Fugaz idilio de lisonjas muertas,
orgullo olvidado, si me besas,
desnudez que traspasa puertas
del infierno al cielo... y viceversa.

En mi memoria triste y dolorida,
tu recuerdo hoy, triza mis venas,
rasga mi piel, me transfigura,
esgrime fin a las penas.

La muerte enjuta es ya quimera,
si vivo muerta y aún respiro,
si lloro sangre, cruel destino
…y aún así, más te quisiera.

Isabel Domínguez Castro -México-

¡BASTA YA!


El Mediterráneo no puede ser un cementerio marino. Llevamos años oyendo cifras a cual más siniestra sobre naufragios y ahogamientos de los seres humanos que huyen de la guerra, las miseria y la hambruna. Ya sé que me reitero, artículo tras artículo, sobre ese cruel tráfico montado por las mafias que, sin escrúpulo de ningún tipo, hacen negocio del dolor y la desesperación de otros .
Hoy, como ayer, como anteayer y como mañana, los medios de comunicación informan de los niños, mujeres y hombres que se han encontrado la muerte cuando soñaban una vida nueva, un mundo mejor.
Una sola persona no puede realmente hacer mucho; pero, si todas nuestras voces se unen y gritan ¡BASTA YA!, a lo mejor los líderes europeos comprenden que los emigrantes no son números a negociar, sino víctimas a las que hay que socorrer con amor para que la palabra justicia haga honor a su nombre.
Mientras el mar Mediterráneo sea un cementerio, seguiré gritando con todas las fuerzas que no, que no, que eso no puede ser. Y es que, en realidad, me siento, al igual que otras muchas personas, avergonzado de pertenecer a la raza humana aunque como creyente pida todos los días perdón a Dios por dicho pensamiento.

Jomaba (Sevilla)
Publicado en la revista Aldaba 33

RITUAL


El patio inundado de la luz del atardecer huele a jazmín y dama de noche.
Las caricias, ronroneos y cortejos se expanden por los rincones.
El deseo traspasa fronteras, pronto la luz de la luna alumbrará cada centímetro de la piel, plateando figuras que se mueven al ritmo del viento.
Dos veces al año el ritual se repite, la magia envuelve el ambiente.
Los gatos están en celo.

CARMEN GALLARDO
Participante en el VI Certamen Microrrelatos Libres Memorial Isabel Muñoz

¡NECESITO UN NUEVO AMOR!...


 «Me he quedado en blanco...

Mis páginas hoy están esperando quien les haga perder la razón.

Mis letras están aguardando por ese a quien pueda hablarle de amor.

Mis hojas están vacías.

Mis libretas hoy están sin vida.

Todos esos poemas que aún no he escrito hoy buscan tan sólo un motivo.

Necesito un nuevo amor.

Necesito a quien pueda escribirle hoy.

Necesito a alguien que entre mis letras vea su nombre hecho poema.

Necesito a alguien a quien enviar mis suspiros.

Necesito a alguien que entre poemas sea mío.

Si es que acaso tú decides, ser para mí una razón.

Aquí estaré entre mis libreras esperando, que decidas ser mi inspiración».

ESTRELLITA EVANGELINA DE LA TORRE LOMELÍ -MÉXICO-
Publicado en la revista Trinando 14

ACTO CUARTO


«(Ofelia) Sabemos lo que somos
pero no sabemos lo que podemos ser.»
La rutina desconcha las paredes del reino
por el que lucharon los titanes y tú firmaste un día.
Las horas te arrastran y es fácil dejarse caer
apoyado en la modorra, en las almohadas de la siesta.
Nunca esperas que un terremoto rompa tus pilares
pero cuando llega, ¿qué destila tu alma? Cuando
tienes que huir amenazado entre cascotes que cortan
tu carrera. Quién eres entonces.

Hamlet. William Shakespeare
ACTO CUARTO. ESCENA V.

De libro CINCO POEMAS EN CINCO ACTOS Homenaje a Hamlet. William Shakespeare de Luisa Gil -Madrid-
Publicado en Suplemento de Realidades y ficciones 73

VI


Jamás el corazón tan apartado de su principio
cierra Dios mis latidos, rodeando los pulmones de verbo oscuro

la luz es una manifestación pendiente
Como un puñal caen los días, manos mediocres,
enloquecidas, cercando la destrucción
Nada es posible, lo sé, desde que me aproximé al Sol
y vi que se había rendido

desconozco ya como explicarlo,
si a mí misma me cuesta asimilar los espejos,

la miseria confesa en la expresión,
mi vida agotada en todos sus extremos

el frío inaudito dentro de este calor sobrehumano,
atormentada por volcar la sangre que me justifique

la esperanza, porque la muerte me señala
y parece acercarse la paz que no obtengo

finalmente, en este mundo, alguien en quien creer
cuando nadie me ayuda a calmar la noche

yo ruego, imploro, que la Tierra diga basta
aún hoy, faltando tan poco, basta.

YAMILA GRECO -Argentina-
Compartido por Rolando Revagliatti

A MIGUEL HERNANDEZ EN EL CENTENARIO DE SU NACIMIENTO


Nos dejaste tu ausencia luminosa
preñada de luz y transparencia.
No pudieron hundir en la sombría fosa,
la honestidad silvestre de tu noble existencia.

Hablar contigo, quiero, Miguel Hernández,
con palabras teñidas de amapolas
que sea mi voz el verso que se expande
desde el trigo hasta el vientre de las olas.

En este Abril de lunas victoriosas
mes rojo de repúblicas y sueños,
en este Abril de primaveras milagrosas
yo, también, te emulo y te requiero
“a las aladas almas de las rosas”.

Nuestra tierra, herida e insaciable
necesita, Miguel, el fluir de tus veneros;
porque, aún, hay niños que son hijos del hambre,
porque, aún, hay niños que son “niños yunteros”.

LOURDES SORIANO ARIAS -Málaga-
Publicado en Luz Cultural

AURORA


Escuché entonces
el sonido de un águila que venía
de un sitio,
no era el braceo incansable
ni la mirada aguda,
era un llanto de reclamo
que me colocaba en lo alto,
a un lado del estruendo
donde aquellas aves vuelan y hablan
ajenas a nuestra comprensión.

Escuché entonces
una melodía incolora
de algunos olvidados
y de muchos redimidos,

escuché entonces
que no había más sonido
en las habitaciones de casa,
sería acaso que amanecía y que la lluvia
se apoderaba del estruendo ajeno,
siempre lejano y siempre presente
del gigante que marcha con pasos de ondas
que se ocupará de entrar por ti,
en ti.

Te escucho entonces
y abandono la búsqueda
que resulta innecesaria al comprender
que la derrota era anticipada
al ser victoria de uno solo.

Te escucho
y lo que abrigo con estas hojas de maíz
es la semilla de lo que me brota:
soy surtidor
soy pescador
me acomodan en la butaca
justo detrás del redimido.

Caigo del cielo en forma de trueno
y lo que se observa desde la distancia
es un día claro que comienza a languidecer,
convirtiéndome en rojo,
siempre en rojo, y que en un canto
desde lo más alto, se deja rebasar.

IVÁN VERGARA -México-
Publicado en Luz Cultural

NOSTRE DAME


Gárgolas sufren el trueno
en sus entrañas de acero
la sangre hiede a miedo
sobre la falda tejida
con escalones al suelo,
tiembla nuestra alma de dama
en desolado tormento
sus campanas repicando
a doloroso lamento
137 seres
su vida dilapidaron
entre agonía de sirenas
improvisa Bataclán
terror en el espectáculo
y en puntos desprevenidos
mentes segadas
por dipsomanía radical
apagan miles de sueños…
apagan miles de soles…
encienden mil desconsuelos
van sembrando atrocidad…

Del libro Vida en negritas de AMARANTA MADRIGAL
Publicado en Ágora 18

XV


Aniquirona
Tejedora
Bordadora de sueños
de poemas que aún no germinan,
El emperador te espera
sobre su trono de hojas secas,
ansía tus dedos
-hilanderos de flores-
tu aguja que todo lo redime.

Teje mujer de santuarios oníricos
op sus manos recolectoras de naranjas
para sus labios de uvas frescas
que deletrean tu nombre santo.

Aniquirona
Entrelazaste tu tiempo con su tiempo
tu espacio con su espacio
Este tiempo de la transmutación y el sueño
del caminar por cúspides y escalinatas
hacia el destello azul
que mana de tus hilos
El equilibrio del que pende
esta vida y esta muerte.

Tejedora
La telaraña santifica
cualquier intento de locura,
al otro lado de las cosas
en donde reposan los viejísimos castaños
está el otro emperador
el que ya te conocía
el que recoge el hilo de las horas
el cáñamo de la palabra

para festejarla en un minuto de agua
de lluvia
de brisa redentora
Cuando la inspiración
toma de la conciencia
el vivir despacio.

Del libro La dulce Aniquirona de Winston Morales Chavarro -Colombia-
Publicado en Editorial Alebrijes

LA LUNA HECHA CUERO


A pesar del viento y la correntada,
La campanita de Julio nunca sonó.
Las lombrices no serán buenas
o está seco ya este río.
Mientras esperábamos que pase algo
nos pusimos a patear un rato.
Me dijeron que juegue tranquilo
como lo hacen en cada partido.
Que le pegue despacio
y un rato anduve bien.
Un rato.
Porque después me subió La Incontrolable,
como yo le digo
a la fuerza cósmica de pifie
que es mi don.
La enganché mal.
Le pegué con el dedo gordo
dándole vuelo a tal punto
que hizo un eclipse lunar.
El redondel resplandece
luego se viste de cuero
luego se vuelve un esclavo
de la gravedad del hecho.
Sentimos la noche tenue
de una luna hecha cuero.
Eso nos quedamos mirando.
Un reflejo tridimensional.
Cercano e inalcanzable.
Flotando hipnótico.
Bajo el muelle.

SANTIAGO YAÑEZ -Argentina-
Publicado en Gaceta Virtual 126

IDEA


Aquí no voy. No soy yo.
Esto es solo el reflejo del espejo que miente,
cuestionándome y preguntándome dónde podría haber ido,
anhelando encontrar la realidad algún día.
La leyenda dice: lejos en una tierra lejana
fluye un río que refleja la fuente invisible.
Miles de seres, santos y beatos,
se inclinan como lirios sobre los bancos de arena.
Luz sin límite envuelve a sus ojos,
tiembla de aire, saciadas por una belleza sin igual.
Es el reino de los espíritus perfectos.
Allí se encuentra en la luz eterna mi yo verdadero.
La imagen espejo no es visible en el río resplandeciente.
Una vez fue arrancado por la furia de la corriente
deambula, irreal como en un sueño,
inacabado, roto, en busca de sí mismo.
¿No escucho las olas del río de la lejanía?
Profundo en mis entrañas sus aguas fluyen.
Allí, donde el oleaje de la vida se rompe diariamente,
espero permanecer oculta en el lugar de los dioses.

Del libro Nubes de Karin Boye -Suecia- Traducción Hebert Abimorad
Publicado en Periódico de poesía 99

¿Y SI EL CORAZÓN DEL HOMBRE ES...?


¿Y si el corazón del hombre es
finalmente
una suela de zapatos?
Marcada por la huella de otros
Tatuado al ardor del desamparo
¿Un corazón de suela
de un hombre sin zapatos?
Huella tardía de un adiós sin pausa
Corazón del hombre ¿cobertizo?
Cimbrador
Mutante
Corazón del hombre
¿paraíso?

Fabiana León -Argentina-
Publicado en el blog elescribidor

MAÑANA


tendrás tiempo de recuperar la cara que te pones        

recogerás del suelo los gestos cordiales buenos días muchas gracias
si fueras tan amable de pasar la sal

y los irás acomodando donde siempre
por favor con mucho gusto déjame ayudarte está pesado    hoy los olvidas
sin para dónde correr cargas contigo con tu sombra

se te doblan las rodillas
la espalda se te tuerce

se te escapan las palabras
y es mejor callar cerrar la puerta

ya mañana
aprenderás de nuevo a hablar
tartamudeando primero luego sílabas frases
buenos días muchas gracias qué tal noche
y otra vez
te irás moldeando las facciones con las manos
caminarás casi gateando si fueras tan amable no te apures

lo irás sobreviviendo

hoy puedes ovillarte acurrucarte
hablar sola con él que ya mañana

María Gómez Lara -Colombia-
Publicado en La Náusea



AUTOESTIMA


Cuando una mujer se mira al espejo
y se dice las tres partes de su cuerpo
de su rostro
de sus gestos
que están llenas de belleza,
y al día siguiente,
se vuelve a mirar
y ve otras tres
y luego otras tres más
para más tarde explicarse
el motivo
por el cual se ve bella,
con ese subidón de adrenalina
que da la autoestima
cierta
olvida los males,
las fechas del calendario
y sabe que ella es su propia morada
y que sabe conservar y reconocer
lo bueno que es ser una misma.

GUILLERMO JIMÉNEZ FERNÁNDEZ -Mérida-

TIENEN POLVO TUS BOTAS


Tienen polvo tus botas
y machas de sangre borradas
que no era la tuya.
Y restos de ilusiones perdidas
y de guerras ganadas.
Tienen polvo tus botas,
y kilómetros gastados
del desierto afgano
Y arena de playas sin nombre.
Tienen polvo tus botas
y gotas del sudor de tu frente,
recorriendo caminos inciertos.
Tienen polvo tus botas,
y sed de agua ,
y de abrazos rotos.
Tienen polvo tus botas
y pesadillas de ojos de muertos,
y ecos de bombas cercanas,
silbando …
Tienen polvo tus botas,
y suelas gastadas de caminar despierto,
pensando que todo era un mal sueño.
Tienen polvo , tus botas ,
pero te trajeron de regreso.
Y estás ahora aquí, conmigo …
Descalzo …
Con la paz de tus pies entre mis manos.

MAR MARCHANTE ORTEGA
Publicado en el blog lasmetaforasdelmar



miércoles, 9 de agosto de 2017

COLOQUIO INTERRUMPIDO


Había acudido con unos amigos a ver una obra teatral de un grupo comprometido y antirégimen. Sus obras eran censuradas y a veces prohibidas pero ellos no aceptaban las correcciones y las obras las representaban tal cual las escribían. Muchas de sus representaciones eran interrumpidas por los grises o los verdes que repartían algún que otro porrazo. En ocasiones pasaban la noche en una celda.
Aquella noche había expectación. Representaban una tragedia griega adaptada por ellos a los tiempos actuales. La representación se llevaría a cabo en el salón de una asociación vecinal de un barrio marginal.
Empezó la obra, cargada de duras críticas al gobierno y al dictador siempre veladamente, sin decir nombres. El final fue apoteósico y los aplausos estruendosos. Era el momento del coloquio. Habitualmente era lo más interesante del acto. Pero justo en ese momento irrumpieron en el salón cinco policías que empezaron a desalojar el local. Uno de los actores les enseñó el permiso para la representación. Tras leerlo les pidió que desmontaran el decorado y abandonasen el recinto. Intentaron resistirse. Recibieron golpes y empujones. Aquella vez no hubo ningún detenido.

JOSÉ LUIS RUBIO

TUS OJOS


Tus lujuriosos ojos pecaron al mirarme
y se incendió mi pecho con fuego de pasión;
yo pretendí no verlos para evitar quemarme,
para evitar que fueras mi dulce perdición.

Pero falló mi fuerza y no pude negarme
al nacarado néctar de la condenación,
sin importar que el cielo se empeñara en lanzarme
a donde purga el alma cualquier aberración.

Puede esperar el cielo, si Dios no es un cretino
y de amorosas cuitas está llena la historia
de cada humano, en busca de su incierto destino.
Que nos permita el cielo disfrutar con euforia
de nuestro amor robado que abandonó el camino
y nos sacó del mundo…, y nos llevó a la gloria.

Luis Salvador Trinidad

¡AÚN ME DUELE… NO VOLVERÉ A VERLA!


Fruta madura, sabor de la ternura,
cálida, amable, felina, sonrisa seductora,
delicadas palabras, música que enamora.
Sin ella,… paisajes sin aire, rondas de buitres.
Queríamos caminar hacia el mismo destino,
escuchar el corazón, sentir el alma,
¡oh! murmuran gritos: ¡Él, no es el adecuado!
Absurdo pecado es soñar en aromas de poemas.
Cintas negras, luto, tratar con cariño a las damas,
cosechar sus sabores, dar el punto de acercarse a los labios,
olvidar en los afanes, sábanas rojas humeantes,
estela de caricias y pasiones en la piel del recuerdo.
Como naufrago en isla solitaria, me siento desconsolado,
maniatado escupiendo agonías de esperanzas,
sepulcro de latas oxidadas por la selva, bajo la hojarasca.
Ella, así lo creyó… se esfumó en fantasías de oropel.
¡aún me duele… no volveré a verla!

Álvaro Álvarez Rojas (aprendiz de poeta) -Colombia-

MINERA: ELEGANCIA Y GRACIA


La imagen puede contener: una persona, sonriendo, texto

ENCLAUSTRADA


La imagen puede contener: una persona, texto

ROMANCERO PARAJE


En el silencio nocturno
surgen beldades lunáticas,
es ambiente taciturno
con acepciones semánticas.

De iluminadas estrellas
don universal recibo,
por doquier se ven doncellas
vibras positivas percibo.

Entre las hierbas fecundas
salen las aves volando,
con sus pericias profundas
el tiempo va caminando.

Brotan flores coloridas,
las azucenas vistosas
de pétalos son vestidas
con fragancias amistosas.

La llama viene de lejos
por antorchas caminantes,
innovadores espejos
donde se miran cantantes.

Mañanas azul celestes
con rayos de sol dorado,
hospitalidad en las huestes
donde hay corazón amado.

Apertura de romántica tarde
entre corazones vivientes,
de este sensor se hace alarde
más vocablos edificantes.

La voz irrumpe el silencio
provista de noble mensaje,
la percepción evidencio
dado romancero paraje.

Por estas sendas, las ilusiones caminan
con cantos apasionados,
rebordes tibios germinan
previo a amores aceptados.

José Rafael Orozco Torres -Costa Rica-

SE VAN...


Se va la vida y...
la esperanza
vienen simplezas y
desconfianzas...
Por los senderos
fríos y crudos
inconsecuentes
las realidades...
Antes... ensueños
hoy tempestades
se van los años
con sus maldades
Se van las tardes
con sus recuerdos
se van los muertos
a sus verdades...

Vinicio Obando -Ecuador-

DÍA SIN SOL


¿Qué es un día sin sol,
sino un triste medio día
sin mediodía?; una noche
en que la luz refleja de la luna
se esconde entre las brumas
de las lanudas nubes pasajeras
de corderos pastando entre estrellas;
escarcha inmóvil detenida en la caída
o espejo de obsidiana negra
en el vacío resplandor de su carrera.

Alberto Espinosa Orozco

ACARÍCIAME


Acaríciame
cada herida que recuerda la daga
cada lágrima reseca sin consuelo
cada vértice de mi alma mutilada.
Acaríciame
en cada resquicio de mis anhelos
en cada suspiro que te evoca
en cada beso que ansía por tus labios.
Acaríciame
sin olvidar que avivas las llamas
sin olvidar que ahuyentas los agobios
sin olvidar que reconfortas las fuerzas.
Acaríciame
cada pálpito derruido de esperanzas
cada sueño, ponle alas, aletee contigo
cada latido, toma mi corazón, hazlo tuyo.

Oscar A. Fernande Folguerá (Argentina)